«La oportunidad de negocio está en saber cómo se comportan los turistas»

Javier Gutiérrez Puebla, en la jornada organizada por la cátedra Xixón Sostenibilidad. / ARNALDO GARCÍA
Javier Gutiérrez Puebla, en la jornada organizada por la cátedra Xixón Sostenibilidad. / ARNALDO GARCÍA

El catedrático de Geografía Humana Javier Gutiérrez expone el potencial de los datos generados en dispositivos móviles y redes sociales

E. RODRÍGUEZ GIJÓN.

Con la tarjeta de crédito, con el móvil, con el uso de internet, con el alquiler de la bici, con el gps, con los sensores repartidos por la ciudad.... Los ciudadanos generamos infinidad de datos a diario. Tantos, que el catedrático de Geografía Humana de la Universidad Complutense de Madrid Javier Gutiérrez habló ayer de «la revolución de los datos», que crece a un ritmo del 40% anual en todo el planeta y registra un consumo energético del 2% mundial, «el mismo que la aviación».

Ayer ofreció una ponencia en las jornadas organizadas por la Cátedra Xixón Sostenibilidad, que dirige Luis Valdés. Su intervención estuvo centrada en explicar cómo pueden ayudar todos estos datos, «permanentemente actualizados», en la toma de decisiones en el turismo y el transporte. «Ahora nos encontramos con que disponemos de muchos datos y les podemos sacar mucho más partido. Porque nos informan de fenómenos que antes estaban ocultos. Por ejemplo, antes no sabíamos muy bien cómo actuaban los turistas en las ciudades, qué visitaban, salvo los museos, donde sí existía un recuento. Ahora tenemos más conocimiento y los datos nos permiten seguirlos de forma más clara».

¿Cómo? El uso de tarjetas de crédito para conocer sus consumos es una forma, pero también las fotos geolocalizadas y redes como Foursquare o la propia Twitter. «Twitter es muy interesante, porque nos da la actividad de última hora de los turistas. Llegan al hotel, se conectan a la wifi y empiezan a tuitear. Nos da coordenadas en el espacio y en el tiempo y, al mismo tiempo, nos dice el tipo de actividad que están haciendo». Uno de los aspectos más llamativos que desgranó es que el texto de los mensajes de esta red pueden ser analizados con «inteligencia semántica y deducir algunos patrones que hacen referencia al grado de satisfacción de los turistas, sin tener que preguntar». Implica, así, «un ahorro de costes importante» respecto a las encuestas.

Preguntado sobre su legalidad, el también director del grupo de investigación en Transporte, Infraestructura y Territorio de la Complutense, afirmó que «los tuits son públicos por definición, de manera que cualquiera puede procesarlos. Otra cosa es que los usuarios casi nunca lean las condiciones cuando se descargan una app o trabajan con una red social. Existe la posibilidad de pasarse al modo privado -añadió-, pero así se convierte en una red más parecida al whatsapp y lo que se busca en que el tuit de uno llegue a más gente. Entonces, el tuit es público y se puede procesar».

No oculta, sin embargo, los problemas éticos que genera el uso de datos, por parte de las empresas, para actividades distintas para las que fueron concebidas. En 2018, habrá una nueva regulación al respecto.

Las sorpresas de la capital

Sobre qué revelan los datos de los visitantes, la información indica que su conocimiento de la ciudad es «muy razonable», aunque también hay sorpresas. «Por ejemplo, se esperaba que el Museo del Prado fuera más fotografiado», pero no es así por la prohibición de la pinacoteca, algo que no ocurre en el Louvre. También, en Madrid Río, «donde hay una vista magnífica del Palacio Real», las fotos demuestran que los turistas no van allí. «Esto nos permite poner en valor recursos turísticos, espacios que podemos aprovechar para que los visiten los turistas».

Son ejemplos de cómo «trabajando con este tipo de datos, hay muchas oportunidades en el campo del turismo». Y del transporte. «La última encuesta buena de movilidad de Madrid es de 2004. Desde entonces, hemos pasado por la crisis y ahora estamos en una cierta recuperación. Los patrones de movilidad han cambiado mucho y ya no existen esas fotos fijas, desactualizadas. Podemos monotorizar los datos y ver una película en tiempo real que ayuda a cambiar radicalmente la forma de planificar las ciudades». Cree que la Administración, como generadora de 'big data', debería sacarles más provecho y crear sus propias aplicaciones.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos