La oposición apoya el soterramiento, a expensas de saber su coste para Gijón

La oposición apoya el soterramiento, a expensas de saber su coste para Gijón

Abrir un túnel hasta La Calzada elevaría el precio de 36 a 95 millones, pero evitaría tener que dedicar 16,9 millones adicionales al desvío de los colectores

I. VILLAR GIJÓN.

Los grupos de la oposición apoyan el completo soterramiento de las vías hasta el apeadero de La Calzada mediante la excavación de un nuevo túnel, aunque la mayoría se muestran escépticos con respecto al compromiso real con la obra del Ministerio de Fomento. Advierten además de la necesidad de tener en cuenta el sobrecoste que supondría esta actuación para las arcas municipales, como titular del 25% de las acciones de Gijón al Norte.

Según las primeras estimaciones, abrir con tuneladora una galería subterránea hasta La Calzada requeriría una inversión de 95 millones de euros, frente a los 36 que costaría recurrir a la excavación de trincheras para cubrir después la caja de vías con una losa. Trabajar a más profundidad, no obstante, evitaría tener que desviar los colectores de los ríos Cutis y Pilón, obra que tiene un coste estimado de 16,9 millones de euros y que en principio está previsto que asuman a medias entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Fomento.

«El gobierno municipal tendría que ser más prudente a la hora de lanzar sus ocurrencias, porque la última vez que hizo algo parecido provocó más de dos años de parálisis en el proyecto ferroviario, que aún está por ver si arranca o no», criticó el portavoz socialista, José María Pérez, ante la nueva posibilidad puesta sobre la mesa en la negociación del nuevo convenio de Gijón al Norte. El edil recordó que «aún no sabemos nada respecto a los compromisos ya adquiridos por el ministerio, y lo único que han hecho es incrementar en 20.000 euros el presupuesto para reformar el planeamiento urbanístico» del entorno del plan de vías. Añadió que ese ámbito «llega poco más allá de la Comisaría de Policía» y en su rediseño «no se recoge nada» sobre la excavación de un túnel hasta La Calzada.

La federación vecinal pide que «los procesos no se dilaten más» y haya obras en 2018

David Alonso, de Xixón Sí Puede, señaló que «como idea básica, a nadie le puede parecer mal esa inversión». Destacó que «técnica y urbanísticamente» el pleno soterramiento de las vías mediante el uso de una tuneladora «es una solución mucho mejor, porque la ciudad quedaría más cosida». Añadió sin embargo que «es difícil creerse que Fomento vaya a aportar 96 millones más sobre los 600 ya anunciados. Espero que no lo estén anunciando para poner los dientes largos y luego digan que no fue posible y acaben poniendo una losa encima de las vías. Aunque como estamos en Navidad, igual lo que toca es hacer anuncios millonarios».

Priorizar inversiones

Alonso señaló que si esta actuación se incluye dentro del convenio de Gijón al Norte, podría obligar al Ayuntamiento a asumir una inversión cercana a los 20 millones de euros, adicional a los 65 ya comprometidos. «Y aunque nos ahorráramos el desvío de los colectores, seguiríamos hablando de casi 80 millones, que es mucho para las arcas municipales». Pidió que a la hora de priorizar inversiones «prevalezcan la puesta en marcha del túnel y los soterramientos a La Calzada y Cabueñes. Y si hace falta, que quiten dinero de la estación».

Para el portavoz del PP, Mariano Marín, «todo lo que sea conseguir lo máximo para Gijón estará bien. Y el hecho de que se esté hablando sobre cómo hacer el soterramiento evidencia que el proyecto va definitivamente adelante. Ahora hay que dejar trabajar a las tres administraciones en el ambiente de lealtad que se percibe».

Aurelio Martín, de IU, reclama por su parte «un esfuerzo añadido» al ministerio. Porque aunque cree que el nuevo planteamiento «puede ser más eficaz y también mejor desde el punto de vista urbanístico», ve con preocupación «la elevación de los costes y su repercusión para el Ayuntamiento. Fomento debería esforzarse más, ya que es quien tiene las competencias». También Ciudadanos defiende el soterramiento frente a la excavación de trincheras, «con las que seguiríamos con la ciudad partida en dos». Pero al igual que el resto manifiesta «preocupación por cómo puede afectar al presupuesto municipal», por lo que José Carlos Fernández Sarasola pide que cualquier compromiso económico se adopte por acuerdo de la mayoría de la Corporación «y no de forma unilateral».

Desde la federación de vecinos urbana, su vicepresidente, Manuel Cañete, indica que la opción que se elija «debe dar solución al desdoblamiento de Juan Carlos I» y que lo importante «es que los procesos no se dilaten más de lo acordado. Queremos ver obras en el plan de vías en 2018».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos