La oposición celebra los datos de la Semana Grande, pero pide un cambio de modelo

Concierto de La Oreja de Van Gogh en Poniente durante la Semana Grande.
Concierto de La Oreja de Van Gogh en Poniente durante la Semana Grande. / P. CITOULA

Los grupos instan a evitar triunfalismos y critican que Divertia no se haya ajustado al presupuesto que tenía aprobado

IVÁN VILLAR GIJÓN.

Los grupos de la oposición manifestaron ayer su agrado con los datos sobre la Semana Grande presentados la víspera por el gobierno municipal, un balance en el que se habla de una ocupación media del 95,5%, frente al 88% de 2016, más de 140.000 espectadores en los conciertos de Poniente, la Plaza Mayor y el Jardín Botánico y un incremento de público del 10% en la Feria Taurina de Begoña, con 25.000 asistentes. No obstante, piden evitar análisis «triunfalistas» y plantean la necesidad de realizar cambios en el programa con vista a futuras ediciones, al tiempo que critican que Divertia no se ajustara al presupuesto que tenía aprobado.

El portavoz municipal socialista, José María Pérez, advirtió de que «la actividad turística de la ciudad no se mide ni se valora solo por los datos registrados durante una semana del mes de agosto, sino que debe mirarse el acumulado de todo el año». A este respecto, indicó que «en el primer semestre el número de pernoctaciones en Gijón cayó un 2,3%, con 8.624 menos, mientras que en Asturias crecieron un 6,3%. Esperamos que los datos del verano puedan compensar ese descenso, pero no se puede ser triunfalista solo con los datos de una semana».

Desde Xixón Sí Puede, el concejal Orlando Fernández consideró «normal que se saque pecho con los datos de ocupación», aunque recordó que la Semana Grande se celebra en plena época estival. «A la hora de presentar su balance, el equipo de gobierno apuesta a caballo ganador, porque si en agosto no tenemos esos niveles de ocupación, apaga y vámonos. Habría que preguntarse si habría ocurrido lo mismo de tener lugar en otra época del año». Aunque en su opinión los resultados «son interesantes», señaló que podrían conseguirse también reformulando el programa de actuaciones. «Hemos echado en falta más presencia de la escena musical local, que podría haber complementado la oferta que hubo. Se tiende a contratar grandes estrellas de afuera y se desatiende la importante industria musical que tenemos en Asturias y en Gijón».

Más transparencia

El edil de la formación morada matizó que no rechaza la presencia de artistas «que entendemos que tienen que venir porque tienen mucho tirón», aunque sí plantea optar por cachés más contenidos que permitan completar esa oferta con grupos de la escena local. Lamentó por otra parte que «muchas de las contrataciones no pasan por el consejo de administración de Divertia» y reclamó «más transparencia sobre los acuerdos con promotores y grupos musicales». Añadió además la necesidad de organizar alguna actividad en los barrios. «No decimos que vayan allí los conciertos, pero sí que toda la ciudad pueda sentirse partícipe de la fiesta y no solo el centro».

Pablo González, del PP, celebró «que estemos teniendo un magnífico verano a nivel turístico» y consideró que «es el mejor momento para apostar por un modelo que sea más estable y especializado, que genere más riqueza». Señaló en este sentido cómo «la experiencia de otras ciudades nos indica que el turismo generalista y masivo se estanca y termina por ser una carga más que un beneficio». Plantea «replantearnos los fuegos, las fechas de los festejos y los festejos en sí mismos, así como sus patrocinadores, para mejorar y consolidar nuestro verano».

También desde IU y Ciudadanos hicieron una valoración positiva en cuanto a las cifras de ocupación hotelera y afluencia de público a los diferentes espectáculos. «Si lo analizamos desde el punto de vista cuantitativo, parece que la oferta que hubo le gustó a la gente», destaca Aurelio Martín. José Carlos Fernández Sarasola, no obstante, pide «no caer en la autocomplacencia, porque hay cosas que se pueden mejorar. Nosotros hemos echado en falta ideas nuevas y nos reafirmamos en que falta una programación específica orientada al público infantil y familiar. Basta con ver la oferta que hay en otras ciudades». Después de que el concejal de Festejos, Jesús Martínez Salvador, pidiera en respuesta a las críticas de la formación naranja «que concreten más su propuesta», el concejal de Ciudadanos recordó que «en ningún momento se nos invitó a participar en la elaboración del programa. En 2018 haremos una petición concreta».

Un gasto no autorizado

Uno de los aspectos que más roces genera entre gobierno y oposición es el económico. En mayo el consejo de administración de Divertia, a petición del gerente, aprobó solicitar al Ayuntamiento una aportación extraordinaria de 249.000 euros para poder contratar para la Semana Grande una programación «propia de una ciudad como Gijón». El acuerdo salió adelante sin apoyo de ningún grupo de la oposición y, pese a que el dinero ya se ha gastado, el desembolso aún no cuenta con la necesaria autorización del Pleno. Si finalmente no recibe luz verde, Divertia deberá compensar ese gasto reduciendo la programación del último cuatrimestre. «No pueden seguir con esta política del 'tira que libras'», criticó ayer Ciudadanos. IU pidió «más seriedad a la hora de atenerse al presupuesto» y el PP advirtió de que «habrá una desagradable sorpresa para el gobierno. Nos negaremos a pagar aumentos presupuestarios que no estén en la previsión inicial. Así aprenderán».

Fotos

Vídeos