La oposición ve «excesivo optimismo» en Moriyón sobre urbanismo y presupuesto

Los grupos prevén que las ordenanzas fiscales serán clave de cara a la negociación de las cuentas para 2018

I. VILLAR GIJÓN.

Demasiado optimista. Es la valoración mayoritaria entre los grupos de la oposición sobre las declaraciones realizadas por Carmen Moriyón en su entrevista en EL COMERCIO con respecto a diferentes cuestiones locales, desde la tramitación del PGO hasta el futuro del plan de vías, pasando por la inminente negociación de los presupuestos de 2018.

«Su acción al frente del Ayuntamiento puede resumirse como 'ni una mala palabra, ni una buena acción' y ahora ha dejado de manifiesto una vez más su total ausencia de ideas o compromisos para el futuro de la ciudad», criticó el portavoz socialista, José María Pérez. «Por no tener, no tiene ni voluntad para realizar las inversiones comprometidas, ni una propuesta para compensar la caída de ingresos que afectan a la prestación de los servicios municipales», añadió.

En lo que respecta al urbanismo, el líder del PSOE lamentó que «a menos de un mes del Pleno donde se volverá a tramitar el PGO, el gobierno municipal no ha remitido información alguna para que conozcamos cómo van a resolver los problemas de legalidad y modelo que representa este documento». Pérez aseguró que «nos consta la negociación con sus socios habituales, a izquierda y derecha, pero no han querido informar de nada al principal grupo de la oposición».

Mario Suárez, de Xixón Sí Puede, lamentó el rechazo de la regidora a una consulta popular sobre las corridas de toros en la ciudad. Cree que «aunque no sea un asunto de vital importancia para la ciudad, sí es un tema sobre el que cada vez hay más gente sensibilizada, especialmente entre los jóvenes, y que sí debe ser consultado a la población». El portavoz de la formación morada también ratificó el rechazo de su grupo al plan urbanístico aprobado recientemente para la Ería del Piles, «porque debió incluirse en el nuevo PGO y sigue habiendo dudas sobre su viabilidad».

Con respecto a los plazos del plan de vías, apuntó que «solo empezaremos a creernos algo cuando lo veamos en los presupuestos del Estado 2018». Y sobre las cuentas municipales para el próximo año indicó que «para mantener las prestaciones tiene que haber más recaudación, pero no sobrecargando a las clases medias, sino a quienes más pueden, que son las grandes empresas energéticas y de telefonía». Confía en que el gobierno acepte esta propuesta «y no suceda como otras veces, que se amparan en informes técnicos para decir que no es posible. Si se está haciendo en otras ciudades, podemos aquí».

Desconfianza en la gestión

Desde el PP, el edil Pablo González lamentó que «Foro carezca de un proyecto de ciudad y haga suyo el de la izquierda, apostando de nuevo por los subsidios, las contrataciones subvencionadas y ficticias de los planes de empleo y la subida de impuestos». Señaló que «proyectos propios, como las obras del Kilometrín o Marqués de San Esteban, son absolutamente fallidos» y con el PGO «llevamos seis años, en los que se han perdido un montón de inversiones. Ojalá ahora no tenga problemas judiciales».

Aurelio Martín, portavoz de IU, centró sus críticas en la ejecución presupuestaria, «con una gestión que genera desconfianza de cara al futuro», y puso como ejemplo que «estamos en agosto y nadie ha recibido ni un euro de la renta social». Para 2018 considera «clave» aumentar los ingresos municipales «para poder cumplir con los compromisos en materia de empleo y de políticas sociales» y recuerda que su grupo propuso una subida del IBI para las grandes superficies y revisar varias tasas y precios públicos conforme al IPC.

José Carlos Fernández Sarasola, de Ciudadanos, prevé que la negociación presupuestaria será «dura y complicada». Critica que se insista en gastos como la renta social municipal y advierte de que un incremento de las tasas a empresas energéticas «acabaría repercutiendo en sus clientes. Una vez más quien se vería afectada de manera indirecta es la clase media».

Fotos

Vídeos