Óscar García, del colegio la Milagrosa, aspirante a mejor profesor de España

Óscar García.
Óscar García. / TPA

«Hay que lograr que los chavales salgan de clase más contentos de lo que entraron», dice de sus objetivos en clase

E. R. GIJÓN.

Se llama Óscar García, tiene 40 años, da clases en el colegio de la Milagrosa y ahora puede convertirse en el mejor profesor del país. El fallo se conocerá en La Coruña, donde se elegirá a aquel profesor o profesora que destaque por su capacidad de innovar en las clases y motivar a sus alumnos. En el caso de Óscar García su receta es sencilla: «Pretendo conseguir que los chavales salgan de clase más contentos de lo que entraron». Es su sueño para que aprendan más y mejor y para que el aprendizaje sea además de una obligación en sus vidas un deseo. Óscar García, natural de Llanes, lleva catorce años en las aulas y, de su experiencia deduce que «en los centros hemos quitado la sonrisa a los alumnos, su creatividad e iniciativa y es justo todo lo contrario lo que tenemos que conseguir».

Para ello desarrolla proyectos educativos que plantean retos y juegos. Recientemente el proyecto 'La venganza del faraón Fartón' fue reconocido por la Consejería de Educación «como uno de los más innovadores» de los que se estaban llevando a cabo en Asturias. Este trabajo, como otros de los que con el resto del equipo docente desarrolla García, se centraba en el área de sociales e historia y buscaba que los alumnos aprendieran las características de una civilización de manera activa. En declaraciones a la TPA, el profesor asegura que trata a sus alumnos con naturalidad hasta el punto de hacerles partícipes de sus problemas o inquietudes. «A veces les cuento que tengo un mal día, hay una conexión con ellos y eso no está mal», comentó.

El galardón al mejor profesor del país trata de destacar la labor desempeñada por los docentes en las aulas y se entregará en el Congreso Mundial de Educación de La Coruña, el próximo mes de enero.

Hasta entonces, Óscar recuerda que no solo tiene el respaldo de su centro, sino que «el premio puede llevar mi nombre pero es cosa de todos mis compañeros».

Fotos

Vídeos