Otea insta al Ayuntamiento y la Cámara a «impedir» el solapamiento festivo

Juan Carnicero, José Luis Álvarez Almeida y Ricardo Álvarez. / ARIENZA

Casi siete de cada diez hosteleros perdieron ingresos por Metrópoli y la Semana Negra, aunque la cita literaria subió un 15% la ocupación hotelera

CHELO TUYA GIJÓN.

Le han enviado una carta al presidente de la Cámara de Comercio de Gijón, Félix Baragaño. Y harán lo propio con la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón. Aunque con ella ya hablaron en octubre pasado «y nos prometió que no volvería a ocurrir». Pero, ocurrió. La Semana Negra, que cumplió 30 años, vio solapada sus fechas por Metrópoli y la Oktoberfest, ambas en su cuarta edición. «Les vamos a decir que en verano no puede haber más de un festival de estas características por mes».

Así lo anunció ayer el presidente de Otea, José Luis Álvarez Almeida. Lo hizo el responsable de la patronal hotelera y hostelera acompañado de Ricardo Álvarez y Juan Carnicero para mostrar una encuesta realizada por la entidad. En ella, los 600 empresarios gijoneses dijeron que, mayoritariamente, «han perdido ingresos por la confluencia de tantas actividades». Así lo dijeron el 67%, mientras solo un 14% «reconoce que le fue mejor». La excepción la muestran los hoteleros, que destacan que durante la Semana Negra, «la ocupación subió hasta un 15%».

Con casi siete de cada diez empresarios con resultados negativos, Álvarez Almeida entiende «necesario dar la cara por nuestros asociados». De ahí las cartas y de ahí la petición «de una reunión ya, en julio, para concretar las fechas del año que viene». Recuerda que, tal y como adelantó EL COMERCIO, en 2016 lo hicieron, «pero fue en octubre y nos dijeron que las fechas ya estaban cerradas».

Este año, pese a que tanto Metrópoli como la Semana Negra tienen ya calendario para 2018, en el que vuelven a coincidir, Álvarez Almeida asegura que «haremos lo posible para que no suceda». Porque, recuerda, ambas citas «se financian, sobre todo, de la hostelería. Por eso, reclamaremos un concurso público, para que sean los hosteleros gijoneses los que den servicio en ambos encuentros».

«No descartamos medidas»

Aunque no quiso adelantar cuáles, el presidente de Otea sí apuntó que «no descartamos tomar medidas» si ni la Cámara de Comercio ni el Ayuntamiento de Gijón, a través de Divertia, no atiende «las reivindaciones de los hosteleros gijoneses».

De hecho, apuntó que Oktoberfest, la fiesta de la cerveza organizada por empresarios de la ciudad, «pueda cambiar de fecha. Ojalá todas las ciudades tuvieran el programa festivo de Gijón, pero es verdad que los hosteleros tenemos que abrir todo el año, por lo que necesitamos incentivos de este tipo también en febrero u octubre», explicó.

Fotos

Vídeos