Un padre denuncia que un conductor de EMTUSA dejó en tierra a su hijo de diez años

E. C. GIJÓN.

El padre de un niño gijonés de diez años ha presentado una reclamación ante el departamento municipal de Reclamaciones y Sugerencias alegando que el conductor de uno de los autobuses de línea de EMTUSA incurrió en una «irresponsabilidad inadmisible» al impedir el acceso al vehículo al menor por «un fallo de lectura» en la tarjeta de transporte. Una tarjeta que, según se remarca en la reclamación, posteriormente se comprobó que tenía fondos y funcionaba.

Los hechos denunciados por este progenitor tuvieron lugar el pasado lunes día 20 cuando el niño, alumno del Colegio Piles, se proponía a subirse a un servicio de la línea 1 en la parada del hotel Begoña y la tarjeta no fue reconocida por el lector. «El niño no llevaba dinero para pagar un billete ordinario, con lo que el conductor no le permitió subir», expone el reclamante, que además recrimina al chófer no haber tenido en consideración las «consecuencias que su decisión podía acarrear».

Vuelta a casa con su padre

El pequeño tuvo que volver a pie a su casa, donde su padre estaba al cuidado de la hermana menor que habitualmente viaja en autobús junto al escolar. «Es de una irresponsabilidad inadmisible en un empleado público y en cualquier buen ciudadano. El conductor no se interesó en ningún momento sobre la situación en la que dejaba al niño o si tenía que acudir a esa hora. Ni siquiera preguntó a otros viajeros si podían ayudarle prestándole dinero», indicó.

«Aunque hubiera bastado con insistir con la tarjeta, tal y como pudimos comprobar minutos más tarde en otra línea», asegura el padre, que se hizo cargo de su hijo y le acompañó de vuelta para coger otro autobús donde el título de transporte que portaba sí sirvió. El reclamante afirma no perseguir «recompensa económica ni restitución alguna».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos