El padre de la Lloca retorna a Gijón

El padre de la Lloca retorna a Gijón
Conjunto de esculturas del artista Ramón Muriedas, cuya familia planea una muestra de su trabajo en Gijón. / E. C.
Aula de Cultura de EL COMERCIO

La familia proyecta una exposición, con el apoyo del Ayuntamiento y EL COMERCIO

AIDA COLLADO GIJÓN.

'La madre del emigrante'. La Lloca de El Rinconín. Una de las figuras más reconocibles y, aunque costó, más reconocidas de la escultura urbana de Gijón. Su autor, Ramón Muriedas, creó sin saberlo un elemento clave en la ruptura con el arte tradicional y en la decidida apuesta de la ciudad por la modernidad. Ha llovido, muchos se han ido y otros han vuelto desde aquel 1970. La lloca, denostada durante años y hoy icono indiscutible -no solo de la emigración de ultramar- continúa buscando, con su afligido semblante y la mano extendida hacia la mar. Con los años, se ha tornado evidente: Muriedas no fue todo lo aplaudido que debiera. La familia del escultor cántabro, fallecido hace cuatro años en Santander, planea ahora su vuelta a Gijón por la puerta grande. Para ello, trabaja con el Ayuntamiento y con el Aula de Cultura de EL COMERCIO en la puesta en marcha de una gran exposición, que recogerá una fiel representación de la obra del artista.

La Casa Natal de Jovellanos se baraja como posible sede de una muestra a la que la familia está dispuesta a enviar veinticinco obras de bronce, que reflejan la singularidad y sensibilidad de Muriedas. Aún no se conoce la fecha en la que los gijoneses podrán disfrutar de la exposición que, si se cumplen los planes de los impulsores de la iniciativa, abriría sus puertas este mismo año. La familia, la amistad y el amor fueron temas básicos en sus piezas, alguna de las cuales pueden contemplarse en el Museo Reina Sofía y en el de la Fábrica de la Moneda y Timbre de Madrid, en el Museo de Arte Contemporáneo de Río de Janeiro o en el MAS.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos