«El padre Ormières fue un profeta de la juventud en unos años muy difíciles»

Carmen Trejo y José Antonio Pérez, antes de la charla. / P. UCHA

La religiosa Carmen Trejo ofreció una charla sobre la vida del educador para concluir los actos de las XXV Jornadas Filatélicas

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

La beatificación del religioso Louis-Antoine Ormières el pasado abril fue motivo de celebración para muchos. Para rendir homenaje al desempeño de este educador, que pasó buena parte de su vida en la villa de Jovellanos, el Grupo Filatélico y Numismático de Gijón creó para sus XXV Jornadas un sello conmemorativo. Ayer, como complemento, la hermana Carmen Trejo acudió al Antiguo Instituto para impartir una charla sobre el religioso. «El padre Ormières fue un profeta de la juventud en unos años muy difíciles. Decidió vivir aquí y la ciudad aún hoy lo tiene muy presente», destacó Trejo.

La ponencia, que puso fin a los actos organizados dentro de las jornadas, sirvió para que Trejo recordase el «ímpetu» de Ormières por «desarrollar una sociedad fraterna, justa y feliz», un esfuerzo recompensado por buena parte de los vecinos. «En la tierra asturiana que lo acogió su espíritu sigue vivo entre todos», apostilló. Su misión con los niños y los colectivos «más vulnerables», según explicó, se basó en impulsar su talento y capacidades individuales. «Se dedicó a descubrir el don de los demás. Pensó que no hay que llevar al niño donde uno se quiere, sino dejándole que se desarrolle independientemente», concluyó.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos