Gijón vende más paraguas que toallas

Los paraguas también ser vieron en la calle Asturias./
Los paraguas también ser vieron en la calle Asturias.

Las abundantes precipitaciones hacen crecer las ventas de los complementos para la lluvia y el frío

P. LAMADRID GIJÓN.

Los gijoneses han tenido que cambiar la toalla bajo el brazo por el paraguas sobre la cabeza. Las abundantes precipitaciones registradas en los últimos días, a lo que se ha sumado una notable bajada de las temperaturas, han provocado que autóctonos y foráneos hayan tenido que rebuscar en el armario las prendas de abrigo y lluvia. Pero los turistas «vienen muy poco preparados» para la meteorología adversa que afecta a Asturias este verano. Así lo asegura Mariel Álvarez, propietaria de Romanelli, una popular tienda de paraguas situada en la calle Asturias. En los días lluviosas, explica, las ventas pueden incrementarse hasta en un 50%.

«Podemos llegar a vender cuarenta o cincuenta paraguas en un día», señala. De modo que los turistas recurren a este establecimiento para equiparse adecuadamente para los días grises, tanto para comprar paraguas como «parkas de entretiempo». De hecho, algunos viajeros que eligen Gijón cada verano como destino vacacional recurren a esta tienda para adquirir estos complementos y, de paso, los utilizan durante su estancia.

No solo los comercios gijoneses que venden paraguas se benefician de este verano nuboso y pasado por agua. También se percibe una mayor demanda de las bebidas calientes en las cafeterías de la ciudad. Algunos clientes, incluso, se decantan por el chocolate con churros, una opción más propia de la época invernal. En el extremo contrario se encuentran las heladerías, menos concurridas este mes de agosto que en años anteriores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos