La parroquia de la Resurrección, en Laviada, celebra su tradicional rastrillo solidario

E. GARCÍA GIJÓN.

Como cada año por estas fechas, la parroquia de la Resurrección de Laviada celebra su rastrillo solidario. Un mercadillo que después de treinta y tres ediciones ya es una tradición.

Con gran ilusión, el párroco de Laviada, Silverio Zapico, y medio centenar de voluntarios preparan el rastrillo que abrirá esta tarde, de 16.30 a 21 horas. Mañana estará abierto todo el día, de 10.30 hasta las 19 horas. En él, adelanta, «se podrán adquirir todo tipo de artículos donados por los comercios de la zona y por particulares: prendas de vestir totalmente nuevas, complementos, muñecas artesanales, manualidades...».

Pero no cabe duda de que la «auténtica estrella» es la sección de repostería, con cosas «riquísimas». El domingo por la tarde, una rifa pondrá el broche de oro a esta cita en la que se hace barrio con una excusa solidaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos