San Pedro despide a Paco Sarasúa con el amor de «hijos, amigos y camaradas»

La familia de Francisco Sarasúa, en primera fila, se mostró emocionada durante toda la ceremonia por las muestras de cariño. / AURELIO FLÓREZ
La familia de Francisco Sarasúa, en primera fila, se mostró emocionada durante toda la ceremonia por las muestras de cariño. / AURELIO FLÓREZ

Los familiares del fallecido se mostraron agradecidos con las múltiples muestras de cariño: «Dan razones para seguir luchando»

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Con la iglesia de San Pedro repleta de familiares, amigos y compañeros de partido, Gijón le rindió un cálido homenaje ayer a Francisco Sarasúa, una de las figuras clave de la transición política en la villa fallecido hace menos de una semana. Sin embargo, más allá de su figura política, el valor humano del mierense -aunque reconocido gijonés de adopción- fue una de las piezas angulares del homenaje. «Gracies, padre, por todo. A tus padres y a tus hermanos. Gracies a todas y a todos por demostrar que en este mundo abundan las buenas acciones y dan razones para seguir luchando», agradecieron en nombre de la familia Sico, Nacho y Celia, hijos del fallecido.

En memoria del antiguo edil del Partido Comunista de España (PCE), también se leyeron unas palabras escritas por su hermana Reyes. «Asturias, patria querida, querida como la vida, como la querías tú. Asturias de mis amores, de tus amores. Del amor de tus hijos, de tus amigos y camaradas. Quién estuviera contigo y con tu fuerza, y con tu Sporting en Primera», leyeron en medio de una ovación. Para completar este ambiente «de agradecimiento y esperanza», el Coro Manín de Lastres acompañó la ceremonia con varias piezas. Una de las últimas, 'Asturias, patria querida', fue contestada con otra sonora ovación.

Idealismo y consenso

«Fue parte esencial de una Transición que ahora está sobre la mesa», destacó Gómez Cuesta

El párroco de San Pedro, Javier Gómez Cuesta, también tuvo palabras de cariño para la familia y los allegados de Paco Sarasúa. «Me consta que guardaba profundo agradecimiento por la educación recibida por los jesuitas en la Inmaculada, primero, y en la Universidad de Deusto, después», explicó durante la ceremonia. Agradeció, asimismo, lo «vivido y luchado» en sus 64 años de vida. «Fue parte esencial de aquellos años cruciales en una Transición que ahora está sobre la mesa. Años de juventud, idealismo, consenso y entendimiento», destacó Gómez Cuesta. También tuvo palabras para su lucha contra el cáncer, que le mantuvo «combatiendo» el último año y, al final, aceptando la realidad serenamente». Por último, el párroco cito unas palabras del exconcejal a modo de epílogo: «Me enorgullezco de haber hecho por los demás lo que ha estado en mi mano».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos