De Peñamellera al espacio exterior

El presidente de Ametic, Pedro Mier, en la EPI. / AURELIO FLÓREZ
El presidente de Ametic, Pedro Mier, en la EPI. / AURELIO FLÓREZ

Pedro Mier, presidente de Ametic, cuenta a los alumnos de Ingeniería sus vivencias como empresario en el sector tecnológico

P. LAMADRID GIJÓN.

Los españoles acogieron con gran entusiasmo la noticia de que la Copa Mundial de Fútbol de 1982 iba a celebrarse en un país que estrenaba democracia. Entonces, surgió una inquietud acerca de la retransmisión de los partidos. En numerosos puntos del país, la señal no era buena. A un joven Pedro Mier se le ocurrió construir su primer microrrepetidor en Narganes (Peñamellera Baja). «Esa oportunidad nos ha llevado a tener presencia en más de 150 países», explicó ayer Mier, que ocupa la presidencia de la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicación y Contenidos Digitales (Ametic).

Este ingeniero superior de Telecomunicación y currículum interminable contó ésta y otras anécdotas a los alumnos de la Escuela Politécnica de Ingeniería (EPI) durante la conferencia 'Experiencias de un teleco empresario tecnológico', que se desarrolló en el Aula Magna. «De padre llanisco y madre ampurdanesa», Mier pertenece a la primera promoción de 'telecos' de la Universidad Politécnica de Cataluña. Esa fue su primera gran oportunidad laboral, pese al disgusto inicial «porque quería irme a estudiar a Madrid para vivir mi vida», comentó entre risas.

La segunda oportunidad se produjo con su incorporación como profesor universitario en la especialidad de antenas y propagación de ondas, que le llegó gracias a su trabajo en la empresa familiar, «que se dedicaba a fabricar antenas». Como segunda generación dentro de la compañía, recibió el encargo de generar tecnología propia. Algo indispensable «porque da acceso a la libertad para desarrollar tus productos y controlar la estrategia».

Primera parabólica

El mismo año del Mundial de Fútbol, registró la primera patente y prototipo de receptor de satélite, «cuando todavía no había parabólicas en España». La marcha de un compañero a la Agencia Espacial Europea le abrió la puerta a optar a contratos de este organismo. En tres décadas, ha logrado poner en órbita 5.000 0 equipos y más de 400 satélites. Mier transmitió a los alumnos que la «única forma de competir es la innovación; tener soluciones antes que tus competidores internacionales, no queda otra».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos