Pequeños rescatadores sin malos humos

Un bombero explica a los alumnos del Honesto Batalón cómo realizar la evacuación. / D. ARIENZA

Escolares gijoneses aprenden a realizar una evacuación en caso de incendio

P. LAMADRID GIJÓN.

«¿Si no tienes tarjeta en el móvil puedes llamar a emergencias?». Esta fue una de las numerosas preguntas que los niños formularon ayer a los bomberos presentes en la 'casita de humo'. Se trata de un hinchable instalado en los Jardines del Náutico con motivo de la XII Semana de la Prevención de Incendios, que sirvió a varias decenas de escolares gijoneses a aprender cómo se realiza una evacuación en caso de fuego. Antes de entrar en el recinto, lleno de humo inocuo producido con hielo, varios técnicos del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos de Gijón les explicaron qué hacer si detectan un incendio en su vivienda.

No utilizar el ascensor, colocar toallas húmedas para evitar que el humo entre en las estancias y llamar de inmediato a un número de emergencias fueron algunos de los consejos que ofrecieron. La curiosidad de los pequeños parecía insaciable. «¿Qué haríais si se incendia una sartén?», preguntó uno de los bomberos. «Tirarla por el váter», respondió un alumno de tercero de Primaria del colegio Honesto Batalón. Una contestación que suscitó las risas de los técnicos y los profesores que les acompañaban. «Les explicamos cómo actuar en cada situación porque no se sigue el mismo protocolo si el incendio se produce en la casa en la que estás o en los pisos inferiores o superiores», apuntó Salvador Torras, de la empresa EI Electronics, especializada en detectores de humo.

Porque no solo se explicó a los menores el procedimiento de evacuación, sino que también se dieron pautas para prevenir incendios. «Les contamos, por ejemplo, que no deben sobrecargarse los enchufes y hay que evitar fumar en la cama; son mensajes que pueden transmitirles a sus padres», indicó Torras. Porque la comunicación en el ámbito familiar y educativo es esencial para aumentar la precaución. Por ello, se llevan a cabo iniciativas como la Semana de la Prevención de Incendios, organizada por la Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB), en colaboración con el Ayuntamiento.

«Había mucho humo y te empezaba a picar la garganta», señaló Jimena Muñoz, de diez años, que logró salir del hinchable «tocando las paredes». Pero la 'casita de humo' no fue el único dispositivo instalado en el Náutico. Cruz Roja también estuvo presente con una ambulancia, una lancha de rescate y una carpa con materiales utilizados en las emergencias. «Es muy importante que los niños sepan a dónde tienen que llamar y cómo explicar lo que está pasando», puntualizó Jorge Fernández, coordinador de Servicios Preventivos Terrestres y de Salud de Cruz Roja Gijón.

Dio la casualidad de que los escolares pudieron presenciar una intervención en directo. Una mujer se sintió indispuesta cuando paseaba por el Náutico y los profesionales sanitarios la atendieron en la ambulancia, lo que despertó aún más la curiosidad de los más pequeños.

Fotos

Vídeos