Los peregrinos se hacen a la mar rumbo a Santiago

Marlene Poveda y Víctor Fernández, antes de partir. / AURELIO FLÓREZ

24 barcos emprenden la quinta etapa del camino marítimo, con el medallista paralímpico Enhamed como navegante

GLORIA POMARADA GIJÓN.

«Una manera diferente de vivir el Camino». Es la apreciación que ayer compartían los peregrinos que participan en la II Travesía 'Navega el Camino', que cubre a través del Cantábrico y el Atlántico la ruta jacobea. Veinticuatro embarcaciones se echaron a la mar a primera hora de la mañana, desde el puerto deportivo de Marina Yates, en El Musel. Por delante, una etapa de cuarenta millas náuticas hasta el puerto de Cudillero.

«Hicimos el camino en bici desde Roncesvalles hace once años. Este es más especial porque lo haces en grupo», contaban los gijoneses Víctor Fernández y Marlene Poveda mientras ultimaban los preparativos en su barco. En el mismo muelle, cuatro peregrinos vascos que participan en la travesía desde la etapa inicial de Hondarribia se desperezaban tras hacer noche en el puerto gijonés. «Se pasan muchas horas navegando, pero a quienes nos gusta el mar, lo disfrutamos mucho», destacaba Andoni Sáenz.

Esa vinculación con el mar y «lo poco que me gusta caminar» ha llevado este año al nadador paralímpico Enhamed Enhamed a embarcarse en la travesía. Invidente desde los ocho años a causa de un desprendimiento de retina, el nadador ha conquistado nueve medallas en los juegos olímpicos de Atenas, Pekín y Londres. El considerado como mejor nadador paralímpico de la historia embarcó en Santander y ayer se mostraba ansioso por comenzar su tercer día de aventura. «Este camino tiene mucha relación con el trabajo en equipo, hay que confiar siempre en el otro», explicaba. Esa confianza es la que él deposita en Adelle, su perra guía. «Sorprendentemente se va haciendo muy bien al barco», señalaba. Tras retirarse en 2012, el nadador explora nuevos mares, entre ellos maratones, competiciones de Ironman o cruzar a nado el estrecho de Gibraltar. Por el momento, cuenta, hacer el camino de Santiago nadando no está entre sus objetivos. «Es algo que he pospuesto, no me gusta el agua fría», bromeaba el canario.

«Es impresionante cómo navega sin ver, ni se le mueve la embarcación», relataba el coordinador de 'Navega el Camino', Federico Fernández. Además de las «averías de siempre», Fernández destacaba de esta segunda edición «la unión de todos los participantes». Está previsto que a Santiago de Compostela lleguen ciento treinta peregrinos, «el doble que el año pasado», destacaba.

El peregrinaje partió de Hondarribia el pasado domingo y finalizará en Muros el próximo jueves. Cuando atraquen en la localidad coruñesa, los navegantes habrán recorrido 556 millas náuticas. Entonces, abandonarán sus embarcaciones para completar los últimos quince kilómetros hasta Santiago de Compostela a pie.

Además del sellado de sus credenciales, los navegantes se fueron de Gijón con un libro de la ciudad, que recibieron de Jorge González- Palacios, gerente de Divertia, tras ser recibidospor Miguel Vallina, director de planificación estratégica dela Autoridad Portuaria; Carlos Orueta, comandante de Marina, y Luis Antonio García, segundo comandante.

Fotos

Vídeos