«No permitiremos nunca que el Bosque de la Memoria desaparezca»

Loli Fernández, presidenta del Comité Ciudadano Antisida de Asturias, en El Arbeyal. / JORGE PETEIRO
Loli Fernández, presidenta del Comité Ciudadano Antisida de Asturias, en El Arbeyal. / JORGE PETEIRO

Loli Fernández, presidenta del Comité Ciudadano Antisida de Asturias: «Si no hay más opciones, no nos negamos a que se construya el campo de fútbol y se cambie de ubicación el bosque»

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El proyecto para construir un campo de fútbol, en principio destinado a los equipos femeninos, al lado del campo de La Cruz, del Ceares, trae de cabeza no solo a los responsables del Ayuntamiento, del club y a los vecinos, sino también al Comité Ciudadano Antisida de Asturias, dado que la zona elegida para la construcción afecta a parte del Bosque de la Memoria, donde en 2010 fueron plantados 221 árboles en recuerdo de las víctimas por el VIH y donde muchas personas echaron las cenizas de sus familiares desaparecidos. En la entidad hay malestar por cómo se está llevando este asunto desde el Ayuntamiento de Gijón.

-¿Han tratado esta cuestión en el comité?

-Lo llevamos tratando esta temporada, desde que se precipitaron las informaciones.

-¿Qué conclusiones sacan?

-Las conclusiones van cambiando con el tiempo. En su momento, se puso en contacto con nosotros el concejal de Deportes (Jesús Martínez Salvador) para informarnos de la posible ampliación del campo del Ceares o de su traslado. Nos dijo que el tema no estaba cerrado, que había varios proyectos y que, si se construía al lado del actual, cogería parte del Bosque de la Memoria. Pero nos dejó claro que no se tomaría una decisión sin consultarnos y que tendríamos la última palabra.

-¿La cosa quedó ahí?

-Le propuse que nos acercáramos a ver el espacio afectado in situ, porque le queríamos indicar que no solo afectaba a los 221 árboles colocados en 2010, cuando se creó el bosque, sino también a la placa y al monolito. El concejal lo entendió y quedamos en que nos iría comunicando los pasos que fueran dando.

-¿Lo hizo?

-No hubo más comunicación. Hace poco que nos enteramos que se haría el campo al lado del Ceares y que cogería bastantes metros. El concejal dijo que, tras estudiar las posibilidades, es la única opción viable para que la obra no se alargue muchos años, cosa que, además, es lo que quiere también el Ceares. Pero según pasan las semanas, descubrimos que hay otras ubicaciones posibles.

Reunión de todas las partes

-¿Cuál es ahora la posición del Comité Ciudadano Antisida?

-Queremos que el Ayuntamiento, el Ceares, las asociaciones de vecinos y nosotros tengamos una reunión donde se pongan las cartas sobre la mesa. Las posibles ubicaciones, las ventajas y desventajas, y que digan qué pasa.

-¿Con el Ceares también?

-Nosotros no queremos perjudicar al Ceares. Es más, les agradecemos mucho que la información que recibimos fue gracias a ellos y, en el momento en que parecía que no había más opciones, nos dieron un escrito de apoyo muy sentimental. Por eso, queremos escuchar a todos.

-¿Ustedes qué plantearían?

-No nos negamos a que se construya el campo de fútbol y se cambie de ubicación el bosque, pero siempre que no haya más opciones. Pero no solo sería trasladarlo porque, supongo que tendrían que pedir permiso al artista senegalés (Mohamadou Ndoye Douts) que hizo el monolito. En realidad, falta mucha información.

-También está la carga sentimental que tiene el bosque...

-Hay mucha emoción y sentimientos en ese bosque. Costó muchos años sacarlo adelante y supone un lugar de orgullo donde recordar a las personas fallecidas. Hay que respetar a las personas y a los amigos. Además, en la zona se han esparcido cenizas de fallecidos.

-¿Qué esperan si se celebra la reunión que reclaman?

-Transparencia, claridad y que no se nos engañe. Como ciudadana, me siendo engañada. Solo queremos respeto y dignidad para un espacio emblemático y lo mejor es llegar a un acuerdo para que todas las partes estén conformes. El Ceares no dice que quiera esa ubicación para el campo de fútbol.

-Su postura parece decidida...

-Lo que está claro es que el bosque no va a desaparecer. Nos gustaría que se mantuviera donde está, pero no permitiremos nunca que el Bosque de la Memoria desaparezca. Pero creo que el Ayuntamiento de Gijón también debería tener en cuenta que reubicar los árboles, el monolito y la placa, además de ser muy doloroso para muchas personas, también tendrá un coste económico importante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos