Los pescadores vaticinan un flojo inicio de la campaña de xarda por la mala mar

Los pescadores vaticinan un flojo inicio de la campaña de xarda por la mala mar
Barcos dedicados a la xarda, en el puerto de Ribadesella. / NEL ACEBAL

Están a la espera de que la Secretaría General de Pesca publique la resolución para faenar a partir del 12 de marzo

Marco Menéndez
MARCO MENÉNDEZGijón

La flota asturiana aún tiene que esperar una semana para poder iniciar la campaña de pesca de la xarda mientras sus compañeros del País Vasco y Cantabria ya tienen vía libre. Los primeros, desde inicios de año, y los segundos, desde ayer mismo. Pero las malas condiciones de la mar hacen que los bancos de peces todavía se encuentren muy lejos de los habituales caladeros, por lo que los patrones han optado por quedarse en tierra.

En Asturias la situación es diferente. Está previsto que la campaña empiece el 12 de marzo, aunque «todavía no salió la resolución» con los kilos que pueda capturar cada embarcación. Así lo indicó ayer el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores del Principado de Asturias, Dimas García, quien aseguró que tienen el compromiso del secretario general de Pesca -el gijonés de adopción Alberto López-Asenjo- de que se publicará para empezar el día 12.

La realidad es que la flota del Principado no tiene excesiva prisa en que se abra la pesquería, pues las expectativas de capturas todavía no son buenas. «No hay ni un pez», aseguró Dimas García. «No nos corre prisa. El año pasado empezados el día 29 de marzo y pescamos muy poco», apostilló. El motivo no es otro que las condiciones meteorológicas: «Hay muy mal tiempo y la xarda va a tardar en llegar», vaticina.

De momento, la Secretaría General de Pesca solo ha publicado dos resoluciones para la apertura de la pesquería de la xarda. El 25 de enero lo hizo para la flota de Guipúzcoa y Vizcaya con artes distintos al arrastre y cerco en el Cantábrico y Noroeste. La pesquería les fue abierta el 26 de enero y con una cuota provisional de 3.869 kilogramos. El 13 de febrero se publicó la resolución para la flota con base en puertos de Cantabria y en ella se estableció la jornada de ayer como inicio de la campaña, con una cuota provisional de 2.368 kilogramos, con unos topes semanales de capturas de 3.000 kilos por tripulante enrolado.

La flota asturiana todavía no sabe cuánta xarda podrá capturar. Lo que parece claro es que será una cantidad bastante inferior a la de sus vecinos vascos y cántabros.

El problema es que el consejo de ministros de Pesca de la Unión Europea pactó en diciembre los totales máximos de capturas (TACs) para este año y se redujeron un 20% con respecto al ejercicio anterior -los científicos del Consejo Internacional para la Exploración del Mar habían propuesto el 36%-, quedando el cupo español en 30.745 toneladas (un descenso de unas 8.000) y para todos los países del Atlántico, en 816.797 toneladas.

España está pendiente del cupo de xarda sobrante de 2018 y de un posible reparto de los excedentes de otros países, como el caso de Portugal. Pero es que además sobre la flota española pesa una multa de la Comisión Europea por sobrepesca de esta especie en 2009 y 2018, lo que en la práctica supone un descuento del 18% del TAC anual o 5.000 toneladas, hasta 2023.

2,1 millones de kilos

Estos recortes de cuota ponen en serio riesgo a algunos segmentos de la flota de todo el Cantábrico, como los que se dedican a la pesca del pincho. Para muchos barcos, la xarda llega a representar en torno al 40% de sus ingresos y compatibiliza su pesquería con la del bonito.

En la campaña pasada, la flota asturiana dispuso de 2.197.846 kilos de xarda, con un tope de 2.500 kilos por tripulante y semana. Se reservaron 34.000 kilos para la pesca accidental y evitar descartes.

Temas

Pesca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos