Un gijonés afronta nueve años de cárcel por golpear a su pareja con un martillo en la cabeza

Según la fiscalía, el acusado intentó matar a la mujer, de 67 años, mientras dormía la siesta, en el piso que ambos compartían en El Natahoyo

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial acogerá el próximo martes el juicio a un hombre de 65 años que supuestamente intentó matar a su compañera sentimental en el domicilio que compartían en el barrio de El Natahoyo. El fiscal solicita para el procesado una condena de nueve años de cárcel y diez de alejamiento por un delito de homicidio intentado. Le golpeó con un martillo en la cabeza y le clavó un punzón en la garganta. La víctima pudo escapar de casa y salir a la escalera para pedir auxilio a sus vecinos, según mantiene la acusación pública. El violento episodio, que a punto estuvo de costarle la vida a la mujer de 67 años, tuvo lugar en el domicilio que ambos compartían en la calle de Luis Braille. Al parecer, la pareja había reanudado meses antes una relación sentimental de doce años tras un corto periodo de separación, «motivada por el carácter absorbente y posesivo del procesado, así como por el control coercitivo que desplegaba sobre la víctima en la relación, lo que había provocado ya varios intentos de ruptura por parte de la mujer», sostiene el ministerio fiscal en su escrito de calificación.

Sobre las 4 de la tarde del 11 de noviembre de 2016, el acusado, «que creía que su pareja lo iba a volver a abandonar, decidió poner fin a la situación y acabar con la vida de la mujer». Así, «tras coger un martillo y un punzón metálico de forma cilíndrica y con mango de madera de entre las diferentes herramientas que tenían en casa para uso doméstico, y aprovechándose de que la mujer se encontraba en ese momento descansando en la cama del dormitorio, se dirigió a la habitación con el martillo en una mano y en la otra el punzón, en actitud amenazante y con las manos levantadas», según la fiscalía.

La víctima se percató de que entraba en el cuarto, «si bien no le dio tiempo a incorporarse cuando recibió dos golpes con el martillo en la cabeza». Se tiró de la cama e intentó acercarse a la ventana, «lugar en el que recibió varios golpes más propinados con el martillo. Inició un forcejeo con el agresor para tratar de salir de la habitación y evitar los golpes, por lo que le dio varias patadas e intentó sujetarle las manos».

En ese momento el atacante le apuñaló en dos ocasiones con el punzón, una en la base del cuello y otra en la pierna izquierda. A continuación, «salió de la habitación y la dejó tirada en el suelo, circunstancia que aprovechó la mujer para levantarse, salir corriendo de la vivienda y pedir auxilio». Fue socorrida por los vecinos, quienes alertaron a la Policía Nacional. Los agentes detuvieron al presunto atacante en el domicilio.

La víctima «sufrió numerosas lesiones de las que tardó en curar 33 días, de los cuales siete estuvo hospitalizada». Le quedaron como secuelas varias cicatrices y una reacción vivencial a los hechos, pero sin llegar a constituir la misma un síndrome de estrés postraumático, según la evaluación efectuada por los forenses. La fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa. Concurren los agravantes de ejecutar el hecho con abuso de superioridad, cometer el delito por motivo de discriminación por razón de género y la circunstancia mixta modificativa de la responsabilidad criminal, apreciada como agravante, de parentesco.

Además de la pena de prisión, solicita la prohibición de aproximarse a la víctima a menos de 300 metros y de comunicarse con ella por cualquier medio o procedimiento, y prohibición de aproximarse al domicilio y al puesto de trabajo de la víctima a una distancia inferior a los 300 metros, todo ello durante un periodo de diez años.

7.350 euros de indemnización

En concepto de responsabilidad civil, la acusación pública solicita que el procesado indemnice a la denunciante con 1.660 euros por los 33 días invertidos en la curación de sus lesiones y con 5.690 euros por las secuelas; además de con 1.421 euros a la Fundación Hospital de Jove por los gastos de asistencia médica. Pese a que los hechos ocurrieron en Gijón, el juicio se celebrará en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, en Oviedo, que tiene la competencia en violencia de género.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos