Le piden tres años de cárcel por contratar líneas de móvil a nombre de su amigo

Un usuario sujeta un 'smartphone'. / J. SIMAL

El acusado se dio de alta en cuatro empresas de telefonía para conseguir móviles que luego no pagaba y cuyas deudas le reclaman a su allegado

P. LAMADRID GIJÓN.

El fiscal solicita una condena de tres años de prisión para un hombre acusado de un delito de estafa continuada. Según el ministerio público, el investigado, «con intención de obtener un beneficio indebido y haciéndose pasar por un amigo suyo», dio de alta varias líneas de teléfono en cuatro compañías a lo largo de 2016. De este modo, conseguía terminales móviles que los operadores le entregan al registrarse como usuario, que utilizaba a pesar de estar a nombre de su amigo. El juicio tendrá lugar el jueves en la Sección Octava de la Audiencia Provincial, con sede en Gijón. Los hechos comenzaron el pasado 7 de abril. El acusado, «sirviéndose de la confianza» que su conocido tenía en él, contrató con Vodafone una línea y la compra de un teléfono marca Samsung Galaxy S7 Gold, valorado en 664 euros.

En el documento figuraba como titular su amigo, mientras que el número de cuenta asociado pertenecía al encausado, «quien no tenía intención de abonar ninguna mensualidad y, en efecto, no abonó ninguno de los recibos presentados por la compañía por el contrato suscrito», apunta la fiscalía.

Vodafone exigió el dinero adeudado al amigo del investigado, que llegó a pagar dos mensualidades, por importe de 61,57 y 55,97 euros. El operador de telefonía le reclama actualmente 626 euros. El mismo modus operandi se repitió en junio de 2016, en este caso con Orange. El acusado contrató una línea de teléfono y los servicios de internet y televisión a nombre de esta tercera persona. Esto originó unos gastos de 101 euros que la empresa también reclama a su amigo.

Venta de un terminal

Un mes después, solicitó a Telecable la portabilidad de la línea y, a las pocas horas de hacerlo, pidió un cambio de número y el alta de otra línea. Todo ello, haciéndose pasar por su amigo. Por estos contratos, la compañía envió al acusado dos teléfonos móviles de la marca Iphone 6 plus, valorado cada uno de ellos en 768 euros. Del mismo modo, contrató una línea con Movistar, lo que originó unos gastos para la empresa de 298 euros, que ésta también reclama. Un día después de haber comprado el móvil a Vodafone, «con intención de obtener un beneficio indebido y a sabiendas de no haber pagado el teléfono de la marca Samsung Galaxy, S7 Gold», lo vendió a otra persona por 550 euros. A finales de ese mes de abril, el acusado, ante las reclamaciones que estaba recibiendo por parte de Vodafone por la compra de ese móvil, bloqueó el uso del terminal, por lo que el comprador no lo podía utilizar.

El investigado ya había sido condenado, en firme, por el juzgado de lo Penal número 1 de Gijón a la pena de seis meses de prisión por un delito de estafa en marzo de 2015. Según el escrito de fiscalía, los hechos relatados constituyen un delito continuado de estafa. Además, el ministerio público aprecia que concurren las circunstancias agravantes de abuso de confianza y de reincidencia. Por ello, solicita una pena de tres años de prisión.

En concepto de responsabilidad civil, el fiscal pide que el acusado indemnice a su amigo con 117,54 euros y con otros 2.000 por los daños morales sufridos. Además, reclama una indemnización de 626,27 euros para Vodafone; 1.536 euros para Telecable; 664,47 euros para Orange, y 298,73 euros para Movistar. También solicita que el investigado indemnice a la persona a la que vendió un móvil con 550 euros.

Fotos

Vídeos