«Pido disculpas a la señora Moriyón por los insultos; me arrepentí en el acto»

Abelardo V. G., en su foto de perfil de Facebook.
Abelardo V. G., en su foto de perfil de Facebook. / A. V. G.

Abelardo V. G. denuncia el «escarnio» que vive desde que publicase los insultos contra la alcaldesa, a la que solicita evitar el proceso judicial

G. POMARADA GIJÓN.

La chispa saltaba con un comentario publicado el pasado 8 de septiembre por un usuario de una red social en el que profería un serie de insultos contra la alcaldesa, Carmen Moriyón. La publicación era denunciada en el propio perfil de la regidora, que anunciaba que demandaría al joven por «comentarios que incitan al odio». Tras enterarse de la repercusión del asunto este mismo lunes -«no tengo internet en el móvil»- Abelardo V. G. muestra su arrepentimiento. «Le pido que acepte mis disculpas y sin ánimo de entrar en el resto del comentario le pido que nos ahorre a ambos un proceso judicial y político que siempre perjudica a ambas partes. Un error lo tiene cualquiera y no creo que me merezca el escarnio público que estoy sufriendo. Perdonar es de sabios», manifiesta en una carta enviada a este periódico.

Más información

Abelardo V. G. señala que en los últimos días está recibiendo «numerosas amenazas de muerte e insultos», lo que le ha provocado «una serie de fuertes ataques de ansiedad» por los que está recibiendo tratamiento médico. El hombre indica que denunciará las amenazas recibidas y no descarta emprender acciones legales contra «quenes han tergiversado mis palabras buscando claramente mi escarnio público». Precisa además que sus antecedentes penales «no son por conductas radicales», sino que se deben a que «me acusaron de hacer una una pintada en favor del aborto libre y gratuito para las mujeres por la que ya pagué». Como parte de ese «escarnio» que ha vivido en los últimos días responsabiliza también a «Foro y a todos los partidos políticos que el pasado lunes me condenaron, haciendo las veces de jueces inquisitoriales sin antes escuchar ambas partes».

En su exposición de los hechos, relata que el pasado día 8 se encontraba «leyendo información sobre la represión del franquismo en Asturies, en concreto sobre cómo asesinaron a mi bisabuelo, sus hermanos y como detuvieron, torturaron y vejaron a mi bisabuela durante meses. Justo tras acabar de leer dicha información, abrí Facebook, viendo la publicación en la que Carmen Moriyón disfrutaba del día de Asturies en Benidorm en representación de todos los asturianos y asturianas». Esta coincidencia, cuenta, «me produjo un fuerte ataque de ira» durante el cual «escribí instintivamente el comentario, arrepintiéndome casi instantáneamente». Abelardo asegura que trató de «editar el comentario para corregirlo y borrar dichos adjetivos calificativos considerados como insultos», pero «Carmen o las personas que administran su página ya lo habían borrado». En ese momento, añade, su opinión había sido vista «por una cifra inferior a 50 personas». «Acto seguido mi comentario era capturado y publicado en la página de Carmen Moriyón, siendo difundido a miles de personas».

Además de en su salud, las consecuencias de la publicación han repercutido en su vida laboral. «Hoy (por ayer) tuve una entrevista de trabajo y me preguntaron que si era el que había salido en el periódico. No me cogieron», lamenta.

El de este usuario de redes sociales no es el único incidente vivido en las últimas semanas con políticos a nivel nacional. Una internauta que deseó «la violación en grupo» de la líder en Cataluña de Ciudadanos, Inés Arrimadas, fue despedida de su trabajo la semana pasada. «Mi caso no tiene nada que ver», sostiene Abelardo, «están usándome de carne de cañón».

Fotos

Vídeos