Las pintadas en Gijón preocupan a la junta de seguridad desde hace un año

Las pintadas en Gijón preocupan a la junta de seguridad desde hace un año

La detención de dos jóvenes por pintar sus motes en edificios y mobiliario es un salto cualitativo en la lucha contra estas prácticas

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Lleva más de un año siendo uno de los problemas habituales a abordar en las juntas de seguridad que cada semana celebran de forma conjunta la Policía Local, la Guardia Civil y la Policía Nacional. Erradicar la práctica de las pintadas que inundan Gijón es uno de los principales objetivos para poner freno a la conocida como teoría de los «cristales rotos», que evidencia que los signos de desorden, como basura, pintadas o desperfectos en el mobiliario urbano generan una sensación de abandono que puede propiciar el aumento de la delincuencia, principalmente en delitos menores como hurtos y robos.

La detención esta semana de dos jóvenes de 20 y 21 años por escribir los nombres 'Kalos' y 'Takto' en edificios y mobiliario público supone un salto cualitativo en la lucha contra los actos vandálicos relacionados con las pintadas en zonas comunes. Están acusados de provocar daños en una veintena de espacios públicos y privados, entre ellos la fachada de arenisca de un edificio cuya reparación asciende a 3.000 euros. Las pena acarreada por su periplo 'artístico' podría oscilar entre uno y tres años de cárcel, además de una multa que podría ascender a los 10.000 euros. Estas dos personas ya habían sido identificadas en otras dos ocasiones, en 2015 y 2016, por los mismos hechos, aunque en aquella ocasión se trató de una infracción administrativa, no penal como en el caso más reciente. Para que sea considerado delito, los daños provocados tienen que superar los 400 euros. Fueron identificados la semana pasada por la Brigada de Información de la Policía Nacional gracias a las cámaras de seguridad de una finca.

La preocupación para las fuerzas de seguridad es tal que desde el Ayuntamiento se trabaja en la creación de un grupo de trabajo dedicado casi de forma exclusiva a perseguir a los individuos que prácticamente a diario dejan su impronta en fachadas de edificios, locales comerciales, instalaciones públicas, mobiliario urbano, esculturas e incluso troncos de árboles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos