Buscan a un pirómano por la quema de contenedores en el centro de Gijón

Intensa humareda procedente de la quema de un contenedor en la calle Begoña. / M. D. A.

Los incendios, con un intervalo de cinco minutos, ocasionaron densas humaredas. Cuatro horas más tarde volvió a actuar en Laviada

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Alarma durante la tarde de ayer por la quema de seis contenedores, cinco de ellos de forma prácticamente simultánea. La Policía investiga los incendios intencionados perpetrados en depósitos de reciclaje de plástico y busca a un pirómano que actuó a plena luz del día y poniendo en peligro al alumnado del colegio Jovellanos, que a punto estuvo de tener que ser desalojado debido a la densa humareda.

Los primeros episodios se produjeron en intervalos de poco más de cinco minutos en las calles Manso, La Muralla y Begoña, entre las 15.15 y las 16.15 horas. El mismo individuo volvió a actuar sobre las ocho de la tarde en la calle Cangas de Onís, en el barrio de Laviada. En todos los casos arrojó al interior elementos incendiarios en un recorrido a pie en el que seleccionó los depósitos que estuvieran más llenos de residuos para ocasionar mayores daños.

La Policía Local y la Policía Nacional peinaron las zonas afectadas y los barrios limítrofes en busca del hombre, posiblemente con tendencias pirómanas. A última hora de ayer, no había sido localizado, si bien los agentes contarían con la descripción facilitada por varios testigos.

La Policía mantiene un dispositivo especial encaminado a detener al incendiario

El primero de los fuegos se registró en la calle Manso, seguido de la calle de La Muralla y a continuación Begoña. La imponentes columnas de humo generaron una importante alarma entre la ciudadanía. Los servicios de emergencia registraron numerosas llamadas alertando de lo ocurrido.

La rápida intervención de los efectivos del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios evitó que las llamas se propagasen a los vehículos que se encontraban estacionados en las inmediaciones de los depósitos siniestrados. El fuego de la calle Begoña ocasionó un susto importante entre los alumnos del colegio público Jovellanos que en esos momentos se encontraban en el patio del centro.

La investigación policial continúa para identificar al sospechoso y mantiene en marcha un operativo especial para atajar cualquier conato de incendio que se pueda producir.

Un precedente en Contrueces

El pasado mes de octubre ocurrió un episodio similar, pero durante la madrugada. Un hombre de 39 años fue detenido acusado de quemar ocho contenedores en su regreso a casa tras salir a cenar con sus compañeros de trabajo. El fuego se extendió y provocó importantes daños en dos vehículos estacionados junto a los focos del siniestro. Como ocurrió ayer, el arrestado hace cinco meses dejó una estela de fuego en las calle Mon, Consolación y Bélgica, en el barrio de Contrueces.

Cuando fue localizado en un parque de la calle de Antonio Ortega, en Montevil, se encontraba sentado en un banco con las manos llenas de hollín, la ropa con un intenso olor a humo y bajo los efectos de las bebidas alcohólicas. Fue arrestado por un delito de incendio provocado y quedó en libertad con cargos a la espera de que se celebre el juicio.

La quema de contenedores en Gijón no es un hecho aislado. La Policía Nacional ha detenido hasta en 50 ocasiones a un pirómano de 51 años que pese a sus continuos pasos por la Comisaría y los juzgados, no cesa en sus intenciones de contemplar la quema de mobiliario y elementos urbanos.

Más información

En 2015 fue sorprendido in fraganti de madrugada cuando trataba de incendiar un depósito de reciclaje ubicado en la esquina de las calles de Fermín Canella y Pola de Siero, en el barrio Laviada, cerca de donde ayer se registró uno de los fuegos. En muchos de los sabotajes perpetrados las llamadas llegaron a afectar a vehículos estacionados en las proximidades. El hombre, al parecer, sufre una patología mental para la que no recibe tratamiento psiquiátrico y tiene tendencia a la piromanía. Las fuerzas de seguridad tratan de determinar si se podría tratar del mismo individuo, un viejo conocido por la Policía por su reiteración de los mismos delitos.

Hace poco más de un año, un grupo de menores fue detenido por incendiar una docena de contenedores en la zona centro. Lo achacaron a un acto vandálico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos