«La pista del cerro está muy dañada; su arreglo es un asunto urgente»

Sergio Álvarez, en la Casa del Chino, tras ser reelegido.
/D. ARIENZA
Sergio Álvarez, en la Casa del Chino, tras ser reelegido. / D. ARIENZA

«El Ayuntamiento no tiene nada claro qué hacer con Tabacalera, por lo que le pedimos que tenga en cuenta el proceso participativo» Sergio Álvarez. Reelegido presidente de la asociación de vecinos Gigia de Cimavilla

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Después de dos años al frente de las luchas del barrio alto de la ciudad, el joven Sergio Álvarez (Gijón, 1982) ha decidido seguir con el trabajo iniciado. Así lo ratificó ayer la asamblea de la asociación de vecinos Gigia de Cimavilla, que le reeligió para seguir al frente de la entidad dos años. La movilidad, la participación vecinal y las obras de Tabacalera son algunas de sus prioridades.

-Cuando asumió el cargo de presidente, hace dos años, hacía un llamamiento a la participación. ¿Le han escuchado?

-En este sentido hago un balance muy positivo porque hemos conseguido aunar a todos los colectivos de Cimavilla para trabajar por el barrio. Y hemos planteado cuestiones que nos afectan a todos desde el Plan de Dinamización. Hablo de la comunidad educativa, de la plataforma Tabacalera, de los hosteleros... Ahora trataremos de potenciar la otra participación, la individual. Que cada vecino se atreva y venga a la asociación a plantear sus ideas.

-También aludía al «abandono» que acumulaba el barrio en las últimas décadas. ¿Ha habido mejoras?

-Quizá en estos dos años se ha puesto el foco más en Cimavilla. Todo el paquete de inversiones millonarias en Tabacalera o en el albergue ha hecho que así sea. Sin embargo, la mayoría de necesidades básicas siguen encima de la mesa. Hablo de la pista cubierta del cerro, del plan de fachadas del barrio...

-¿Qué retos se marca para estos dos años?

-Seguiremos trabajando por la participación porque es algo que nunca se puede abandonar y lo haremos a través de numerosos proyectos culturales. Los colectivos tienen que seguir trabajando en comunidad. Y desde luego el mayor reto seguirá siendo el de ser la voz crítica y constructiva del barrio para seguir marcando las pautas de cómo queremos ver Cimavilla.

-¿Hay un plan real para mejorar la movilidad en el barrio?

-La situación no ha cambiado mucho en estos dos años. Salvo la inauguración de Vicaría, estamos incluso peor. El mantenimiento de los viales que circunvalan el barrio, desde San Pedro al tránsito de las Ballenas está muy deteriorados y el paso de vehículos sigue siendo muy peligroso. Hasta que no haya una inversión y un planteamiento real al menos que se adecenten las calles.

Demoras en Tabacalera

-Respecto al proyecto para cubrir la pista del cerro, ¿hay esperanzas para ver obras este mismo año?

-Esperanzas sí tenemos porque es posible. Lo que hay que tener es la voluntad política, dejar de mover el proyecto entre paquetes de medidas y mirar por el interés general. Y en este caso hablamos de un asunto urgente, ya que la pista está muy deteriorada y llevamos años diciéndolo. No sabemos si el curso que viene los niños podrán salir al patio.

-Otra gran incógnita es la evolución de las obras en Tabacalera.

-Las obras van lentas, eso ya se ve. El Ayuntamiento no tiene nada claro qué hacer con el edificio, por lo que le pedimos que tenga en cuenta el proceso participativo que hemos vivido.

-¿Serán sus dos últimos años de presidencia?

-(Ríe). Personalmente no te sé decir, ya miraremos dentro de dos años. Hay que ver cómo me encuentro y el trabajo realizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos