Gijón prevé destinar 12 millones este año para paliar el atasco de las fachadas

Obras de rehabilitación de fachadas en el Polígono de Pumarín.
Obras de rehabilitación de fachadas en el Polígono de Pumarín. / PALOMA UCHA

Los primeros 5,1 deberán recibir el visto bueno del Pleno la próxima semana y los restantes, a final de año coincidiendo con la salida de las nuevas bases

ANDRÉS PRESEDO GIJÓN.

Doce millones de euros. Esa es la cantidad que tiene previsto consignar el gobierno municipal de Foro Asturias durante este año para empezar a desatascar las ayudas a las comunidades de vecinos por la reforma de fachadas. El primer paso irá al Pleno de la próxima semana, con una asignación para ese destino de 5,1 millones de euros. Lo restante quedaría para el último trimestre, coincidiendo con la aprobación de las nuevas bases reguladoras de este sector. De esta forma, previo acuerdo plenario, se darán los pasos para solucionar un problema que salió a la palestra el pasado mes de enero. Fue entonces cuando el equipo que lidera la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, anunció que quedaban en suspenso las ayudas a la rehabilitación de fachadas en la ciudad. La Sindicatura de Cuentas ponía en entredicho las actuales bases, lo que obligaba a hacer un cambio en las mismas. El fundamental, que toda subvención aprobada tenga asignación económica, lo cual no sucede hasta la fecha. Pero habrá más novedades. No se conocerán hasta que se hagan públicas las nuevas bases y se pueda abrir, de nuevo, el plazo de solicitud de ayudas. Será este mismo año. Hasta entonces, lo que queda por resolver son 481 solicitudes pendientes a 31 de diciembre pasado, con un compromiso de gasto, a largo plazo, de 45,5 millones.

La pretensión municipal, así le fue trasladado a los representantes del sector, es ir dando salida a esos expedientes en un futuro próximo y, para ello, precisan de asignación económica. Al Pleno municipal del próximo jueves llevarán una modificación presupuestaria para utilizar 5,1 millones con estos fines. Ni que decir tiene que deberá obtener una mayoría para salir adelante. Luego, para el tercer trimestre de este año se pretende consignar la cantidad restante. De esta forma, con las nuevas bases aprobadas, se entiende que la repercusión en el sector será mínima. Así lo reconocen, incluso, las empresas afectadas por la obligada reforma de las bases futuras.

De todas formas, el anuncio de la suspensión de las ayudas ha causado preocupación en las comunidades de vecinos que tenían comprometidas las obras, con proyectos elaborados y obras a iniciar en un futuro próximo con las previsibles subvenciones. Esa medida llevaría a la renuncia a las reformas, al ser demasiado costosas para ser sufragadas, de forma exclusiva, por los propietarios de los inmuebles. Por ello, en medio de esta nueva situación, las comunidades están optando por firmar contratos con las empresas con una cláusula específica en la que se señala que, en caso de no lograr las ayudas previstas, el contrato y, por ende la obra, quedaría suspendida sin responsabilidad alguna.

La decisión adoptada por el equipo de gobierno municipal el 11 de enero de suspender las ayudas a las obras de rehabilitación sumió a comunidades de propietarios y empresas en una situación de inevitable incertidumbre. Para empezar, a fecha 31 de diciembre del pasado año había, como queda dicho, 481 ayudas pendientes de resolución, con un hipotético compromiso de gasto de 45,5 millones de euros, a los que han que unir lo previsto para los proyectos de los barrios degradados.

Aluvión de ayudas del Idae

El Idae (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) dependiente del Ministerio de Industria, sacó el pasado sábado, después de un año y medio, una ayuda para obras en toda España de 125 millones de euros para este tipo de trabajos diseñados para una mejor eficiencia energética. La cantidad, se reconoce en el sector, es tan insuficiente que el aluvión de solicitudes hará que en muy pocos días se cierre el cupo. En la anterior convocatoria, Gijón se había llevado en torno al 30% de toda la ayuda consignada que, por entonces, fue de 200 millones de euros.

Una de las preocupaciones de los constructores era que esas ayudas del Idae fueran compatibles con las llegadas del Ayuntamiento y del Principado, cuestión que, en la actualidad, parece que está resuelta o cercana a concretarse. Ello abriría la puerta a llevar adelante muchas obras, ya que con la ayuda de este organismo más la que puedan aportar Principado o ayuntamiento, se alcanza esa subvención del sesenta y cinco o setenta por ciento deseable para afrontar estos trabajos.

Tras los últimos contactos entre la representación empresarial y el Ayuntamiento de Gijón, según aseguran por ambas partes, se ha consolidado un clima de tranquilidad y nadie cuenta con un parón en el sector. Ambas partes constataron que la situación no cambiará, de forma sustancial, con la que había hasta la fecha. Dicho de otra forma, las solicitudes seguirán teniendo salida al ritmo habitual y se pretende disponer este año de 12 millones de euros para efectuar los pagos comprometidos. Las ayudas, no obstante, se abonan a obra terminada y pagada.

Muchas de las solicitudes son de trabajos no iniciados y que están a la espera, precisamente, de la concesión de la subvención. Los 45,5 millones comprometidos pueden consignarse en varias anualidades. A partir de 2018, con las nuevas bases, toda ayuda deberá de ir avalada por la correspondiente asignación presupuestaria. El sistema, reconocen las empresas, cambiará, pero no esperan que tenga una incidencia relevante en la contratación de obra. Si a ello se une la compatibilidad con las ayudas del Idae, creen que la tormenta por la suspensión temporal de las ayudas amaine a muy corto plazo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos