El Ayuntamiento de Gijon desbloqueará el uso como hotel de la antigua sede del Puerto en el Muelle

Edificio de la antigua sede portuaria en el Muelle./DANIEL MORA
Edificio de la antigua sede portuaria en el Muelle. / DANIEL MORA

Iniciará los trámites para modificar el plan especial de Cimavilla en cuanto la Autoridad Portuaria curse la solicitud

M. MOROGIJÓN.

El Ayuntamiento desbloqueará el uso como hotel de antigua sede del Puerto en el Muelle en cuanto la Autoridad Portuaria de Gijón curse la solicitud para modificar de forma concreta el plan especial de reforma interior (PERI) de Cimavilla. Así se puso de manifiesto en la reunión de la Comisión de Urbanismo celebrada ayer en contestación a un ruego presentado por el PP.

El concejal de Urbanismo, Fernando Couto, explicó a los grupos de la oposición que el Consistorio gijonés iniciará los trámites para poner en marcha ese cambio urbanístico en cuanto se produzca «una solicitud de parte». Y en ese sentido se quedó en que sean los representantes del Ayuntamiento y el Principado que son miembros de la Corporación local y del consejo de administración de El Musel -la alcaldesa Carmen Moriyón y la edil socialista Marina Pineda- quienes trasladen a los responsables portuarios la necesidad de que den ese paso. Esto es, solicitar formalmente para añadir a los usos autorizados el hotelero y, de esto modo, hacer viable la transformación que se persigue en el antiguo edificio portuario que ya va por su tercera salida a subasta.

En su redacción actual, el plan especial de Cimavilla solo permite el uso dotacional (como espacio administrativo, sanitario, asistencial, religioso, cultural, deportivo o militar, pero no permite un uso hotelero. Precisamente, la Autoridad Portuaria de Gijón presentó una alegación al Plan General de Ordenación (PGO) para un cambio de usos para su antigua sede, pero no habían solicitado el cambios de usos dentro del propio PERI de Cimavilla.

La tercera salida a subasta está pendiente de la contestación del recurso de Miramar

El concejal del PP Pablo González se felicitó ayer por el cambio de postura del equipo de gobierno en relación con este asunto. Un cambio que, a juicio del edil, «evitará que Gijón pierda inversiones productivas por el desinterés municipal». «El gobierno local debe ser parte activa de la solución y facilitar que no haya ningún tipo de problema para fijar inversiones productivas y ésta es una gran oportunidad para la instalación de una apuesta turística de calidad en Gijón», concluyó González.

La tercera salida a subasta del edificio del Muelle, de nuevo por un importe de 3.043.000 euros, está pendiente de la contestación del recurso presentado por Miramar Apartamentos, una de las dos empresas hoteleras que pujó por el inmueble en la segunda licitación. El motivo de la exclusión de su oferta es que no depositó la garantía del 5% del precio de licitación (152.150 euros), que se exigía en los pliegos del concurso.

La segunda oferta que se presentó fue la de la empresa Santiarti, firma vinculada al industrial avilesino Ignacio Santiago, que proyecta convertir el antiguo edificio portuario en el primer hotel de cinco estrellas de la ciudad. En su caso el motivo de descarte de la oferte es que condicionó la formalización de la compra a lograr cambiar el uso urbanístico del inmueble y a poder obtener la licencia municipal para poder desarrollar el proyecto hotelero para la cadena NH.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos