El plan de movilidad de Gijón aconseja cortar el acceso a los colegios para evitar atascos

Coches mal estacionados, a ambos lados de la calle, en las inmediaciones de un centro escolar de Gijón.
Coches mal estacionados, a ambos lados de la calle, en las inmediaciones de un centro escolar de la ciudad. / Daniel Mora

Propone el cierre con vallas y señales durante 10 minutos antes de la entrada de los estudiantes y durante diez minutos después de su salida

M. MORO / I. VILLAR GIJÓN.

El nuevo Plan Integral de Movilidad Sostenible y Segura (PIMSS) incluye junto a sus 47 propuestas de actuación una recomendación para acabar con el colapso de tráfico a las puertas de los centros educativos de Gijón. Para conseguir que los padres renuncien a acudir en vehículo privado a dejar y recoger a sus hijos, el documento propone cortar temporalmente las calles aledañas a los colegios como medida para evitar los atascos.

El plan aconseja llevar a cabo dicho cierre temporal durante 10 minutos antes de la entrada de los estudiantes y durante 10 minutos justo después del horario de salida. Para que la medida surta efecto plantea cortar los accesos a los colegios mediante vallas y señales transportables de prohibido circular, contando además con la colaboración de la Policía Local y un operario del centro educativo.

Los redactores del plan constatan que los progenitores que dejan a diario los coches mal estacionados en doble fila, inutilizando en muchas ocasiones uno de los carriles de circulación, generan un problema de seguridad vial en las inmediaciones de los colegios. Y sobre todo en los de Primaria, donde el uso tan generalizado del vehículo privado por parte de padres y madres, afirman, provoca situaciones caóticas de entrada y salida a los centros educativos.

Se prevé un presupuesto de 615.000 euros para un plan específico para centros escolares

Para atajar esta situación se propone también en el periodo de vigencia del Plan de Movilidad (2018-2024) la elaboración de un plan de gestión de la movilidad escolar cuyo objetivo es lograr un cambio de hábitos enfocado al uso de modos de transporte más sostenibles como ir andando o en bicicleta por parte de la población en edad escolar (buscando conseguir el mismo efecto en padres y madres). Otros de los retos de dicho documento de movilidad específico para los colegios son una mayor seguridad en los desplazamientos de los escolares a sus centros educativos y la eliminación de problemas de congestión en las horas punta de entrada con el menor uso del coche privado. Todo ello redundaría también en una mejora de la seguridad vial y del tránsito de autobuses de la red de transporte público, al eliminarse dobles filas.

Más información

En el caso de Asturias, al no existir una legislación aprobada al respecto que obligue a la realización de un plan de gestión de este tipo, el equipo redactor del documento recomienda la puesta en marcha de un plan de movilidad escolar de forma progresiva para los centros educativos del municipio. En este sentido propone empezar por algunos de ellos en modelo piloto para que después vayan adhiriéndose a la iniciativa nuevos centros años tras año.

'Pedibús' y 'Bicibús'

Como propuestas de ejecución se definen medidas exitosas tanto en el ámbito español como internacional como 'Vamos solos al cole' , 'Pedibús' y 'Bicibús', además de los ya conocidos 'Caminos seguros escolares', que implican inversiones en obras en los itinerarios para que sean efectivos.

El programa 'Vamos solos al cole' consiste en proporcionar las condiciones de accesibilidad y seguridad vial suficientes en el entorno del centro educativo y para casos en el que colegio se encuentre a una distancia máxima de 400 metros de la residencia de los niños.

El 'Pedibús' como tal consiste en que un total de 10 a 15 menores se reúnen en un punto de encuentro cercano al centro educativo y desde ahí y a modo de un autobús convencional se desplazan a pie al colegio todos juntos. El sistema cuenta con la colaboración de uno o dos adultos.

De igual manera que el 'Pedibús', el 'Bicibús' consiste en que un total de 10 a 15 menores se reúnen un punto de encuentro cercano a sus residencias y desde ahí se desplazan al centro educativo todos juntos pero en bicicleta. El sistema cuenta también con la colaboración de adultos y está pensado para el alumnado más mayor, escolarizado en los institutos principalmente.

Para implementar este plan de movilidad de colegios se estima un presupuesto total de 615.000 euros que se desglosaría así: planes piloto en cinco centros educativos (15.000 euros), estudios de movilidad para la mayoría de centros educativos -alrededor de 35- (75.000 euros) y costes estimados de obras (525.000 euros).

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos