Plan de vías

JUVENTINO MONTES

A finales del mes de junio se presentó el ministro de Fomento en Gijón para anunciar que su ministerio pondrá quinientos millones para ejecutar el plan de vías de la ciudad paralizado desde 2011, al tiempo que anunciaba que el túnel del metrotrén, que en la actualidad termina en las inmediaciones de Viesques, se alargará hasta Cabueñes para dar servicio tanto al hospital como a la Universidad y así poder sacarle rentabilizad a la inversión. Igualmente, notificó el cambio de ubicación de la estación intermodal.

Desde luego, la noticia es alentadora si tenemos en cuenta los reveses que se produjeron desde el anuncio del metrotén en aquel agosto de 2000, aunque no deja claro cuántas estaciones habrá a lo largo del trayecto, ni si el túnel podrá ser usado por Feve.

El cambio de la ubicación de la estación para trenes y autobuses desde las inmediaciones de la Comisaría de Policía a un lugar cercano a donde se encontraba la anterior estación Jovellanos (que eleva el coste de la misma de forma considerable), no resuelve la pérdida de usuarios de cercanías, ya que esa estación ya existió y todos sabemos que eran mínimos los viajeros que allí subían o bajaban del tren. Si además eso significa que ya no se hará la estación de la plaza de Europa, no ganaremos centralidad, sino que la perderemos. Quienes sí salen beneficiados con ese cambio de ubicación son los transportes por carretera, en especial la empresa ALSA.

Si seguimos analizando el contenido de las promesas del ministro, aun dando por hecho que los plazos dados ahora se cumplieran, estaríamos hablando de que el 'metrotrén' de Gijón que nadie pidió habría tardado en construirse veintitrés años, ya que en agosto de 2000, el entonces responsable de la cartera de Fomento, señor Álvarez-Cascos, anunció el proyecto del túnel hasta Viesques, que se terminó de construir en 2006.

El mismo año en el que la tuneladora terminó su labor de topo en la ciudad, el Ministerio de Fomento (con Zapatero de presidente de Gobierno) cambió de criterio y anunció la ampliación del túnel hasta Cabueñes, el cambio de la estación de Begoña por la de la plaza de Europa y la construcción de un intercambiador para que pueda ser usado por Renfe y Feve. Bien es cierto que fue solo un anuncio, pues lo cierto es que desde esa fecha nada se hizo. Dicho todo lo anterior, habría que ser muy creyentes para imaginarnos que en 2023 se podrá atravesar la ciudad de Oeste a Este en tren, si se tiene en cuenta que el comienzo de las obras se anuncian para 2019 (año de elecciones). Todos sabemos las promesas y los cambios de criterio que se suelen dar en fechas tan señaladas y que, cada vez que en estas obras se presentó un cambio en el proyecto, los atrasos en la ejecución del mismo se multiplicaron de forma alarmante.

Fotos

Vídeos