«Plantamos cara al patriarcado»

El director del documental 'La lucha de las mujeres obreras', Alberto Vázquez, posa junto a Manuela Villar y Alicia Teresa Rodríguez, dos de las protagonistas, en el Ateneo de La Calzada. /  JOAQUÍN PAÑEDA
El director del documental 'La lucha de las mujeres obreras', Alberto Vázquez, posa junto a Manuela Villar y Alicia Teresa Rodríguez, dos de las protagonistas, en el Ateneo de La Calzada. / JOAQUÍN PAÑEDA

El director Alberto Vázquez busca reconocer el valor de unas mujeres sin las cuales «no se explicaría el Gijón de hoy en día» Un documental recoge el testimonio de mujeres trabajadoras en los años 60 y 70

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

«Mi padre era de derechas y no me quería dejar trabajar. Tuve que llevar una doble vida que me costó alguna que otra paliza». Confesiones como ésta de Maripaz Puente, una de las mujeres que se atrevieron a desafíar a la sociedad patriarcal de la época a través de la realización de labores que en aquel momento solo estaban concebidas para los hombres, son las que conforman el documental 'La lucha de las mujeres obreras'.

La obra, dirigida por Alberto Vázquez y subvencionada por el Ayuntamiento, recoge numerosos testimonios contados en primera persona por sus protagonistas. «Pretendemos conseguir el reconocimiento de aquellas mujeres que fueron determinantes para dar forma al Gijón que conocemos, a su sociedad y equipamientos sociales», afirmó Vázquez durante la presentación de su trabajo en el Ateneo de La Calzada, donde también estuvieron presentes la mayoría de las protagonistas.

«Ibas a una asamblea, dabas tu opinión y parecía que nadie te escuchaba. Llegaba un hombre, decía lo mismo y automáticamente se apuntaba esa opinión», relata Teresa Sanjurjo González en referencia a la inexistente participación de las mujeres en aquellos últimos años de dictadura. Una sociedad, la de aquel entonces, que entendía que las obligaciones de la mujer se reducían a cuidar del hogar y en la cual era necesario el consentimiento de una figura masculina para realizar cualquier tipo de acción, incluso comprar comida. «Muchas no nos dábamos cuenta de la mayoría de las cosas porque teníamos totalmente interiorizada la educación patriarcal. Sin embargo, la situación era muy grave», cuenta otra de las mujeres participantes.

«Ibas a una asamblea, dabas tu opinión y parecía que nadie te estaba escuchando»

Mujeres que fueron pioneras en la consecución de avances sin los cuales el colectivo femenino no tendría los derechos de los que disfruta hoy en día. «Entré a trabajar en la Tabacalera por 1952 y en cuanto pude me convertí en el enlace sindical de la fábrica. Evidentemente, todo esto lo realizaba de manera clandestina, porque por estar estaba prohibido hasta ir a mear», rememora Puente.

El documental se incluye en el proyecto de recuperación difusión y conocimiento puesto en marcha por el Ayuntamiento, y está impulsado por la fundación Juan Muñiz Zapico, perteneciente al sindicato de Comisiones Obreras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos