La plataforma antidesahucios llevará al Defensor del Pueblo los desalojos por alquileres en Gijón

Carla Trevilla y Saúl Jiménez, en la rueda de prensa del lunes en el Consistorio, donde contaron sus respectivos casos.
Carla Trevilla y Saúl Jiménez, en la rueda de prensa del lunes en el Consistorio, donde contaron sus respectivos casos. / ARNALDO GARCÍA

Una de las familias que está en la lista de espera para obtener una vivienda de emergencia se instala con parientes tras la entrega de las llaves

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) llevará ante el Defensor del Pueblo la situación de las familias que están pendientes de un desalojo por el retraso en la concesión de las ayudas al alquiler de la Empresa Municipal de Vivienda y la de aquéllas a las que no se les está tramitando la concesión de una vivienda de emergencia en los plazos que marca el decreto que las regula.

Después de que el lunes la plataforma compareciera en la sala de prensa del Consistorio para advertir del riesgo de desalojo por impago de alquileres al que se enfrentaban diez familias de la ciudad, una de ellas ya ha tenido que dejar el piso en el que llevaba residiendo cinco años. Se trata de un matrimonio con dos hijos de 6 y 9 años, con el tercero ya en camino. Con unos ingresos de 703 euros al mes, tenían que hacer frente a una renta mensual de 450 euros, a los que se sumaban otros 65 que debían pagar al Ayuntamiento tras obtener el fraccionamiento de varias deudas con la administración por multas. «Nos hemos visto en la situación de elegir entre pagar el alquiler o dar de comer a mis hijos», explicaban. La acumulación de impagos a su inquilino les ha obligado a abandonar finalmente ayer el que era su domicilio.

Ante la inminencia del desalojo, presentaron solicitud para acceder a una vivienda de emergencia, petición que debe tramitarse en un máximo de tres meses (dos para que el Ayuntamiento emita informe y lo remita al Principido y otro para que la administración autonómica resuelva su concesión o denegación). Sin embargo, según critica la PAH, fueron incluidos en una lista de espera «que impide que el expediente siga la tramitación establecida». El lunes por la tarde, después de que su situación trascendiera públicamente, el matrimonio fue recibido por la concejala de Bienestar Social y las gerentes de la Fundación de Servicios Sociales y la Empresa de Vivienda, que les plantearon la posibilidad de instalarse provisionalmente en el apartamento para familias del Albergue Covadonga. No obstante, a la espera de que se resuelva su solicitud de vivienda de emergencia han optado como alternativa por instalarse con unos parientes, «en un piso de tres habitaciones en el que ya viven nueve personas».

Retrasos de Emvisa

La mayoría de los casos de posibles desahucios de pisos arrendados que tiene sobre la mesa la PAH corresponden a familias que han ido acumulando deudas con sus caseros por el retraso en el cobro de las ayudas al alquiler de la Empresa Municipal de Vivienda. Según aseguran, tardan entre cuatro y seis meses en concederse.

La plataforma destaca la situación de un padre y su hija, cuyos únicos ingresos son los de la renta activa de inserción, que dejaron de ingresar la ayuda al alquiler después de que Emvisa considerara que habían superado el tiempo máximo que se permite cobrarla.

Posteriormente la empresa municipal admitió que existía un error y que tienen derecho a 30 meses más, pero la necesidad de volver a tramitarla hará que no la cobren nuevamente «hasta abril».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos