La Plaza Mayor de Gijón, enmudecida por el terrorismo

Numerosos vecinos de la ciudad y representantes políticos se concentraron ante el Ayuntamiento en señal de repulso por los atentados de Barcelona y Cambrils

Ana Moriyón
ANA MORIYÓNGijón

La animada Plaza Mayor de Gijón enmudeció hoy durante unos minutos en repulsa de los atentados perpetrados en la tarde y madrugada de este viernes en Barcelona y Cambrils. Concejales de todos los partidos políticos con representación en el Ayuntamiento de Gijón, encabezados por la alcaldesa de la ciudad, Carmen Moriyón, de Foro, participaron en el simbólico acto que contó, además, con la diputada catalana del PP por Barcelona y vicesecretaria general de Estudios y Programas del partido, Andrea Levy, que se encuentra estos días disfrutando de sus vacaciones en Asturias.

El minuto de silencio, seguido por cientos de vecinos y turistas, concluyó con un fuerte aplauso en recuerdo de las víctimas. La diputada autonómica catalana reconoció que se trata de un «golpe» especialmente «duro» para ella por haber tenido lugar en su ciudad. Se refirió a La Rambla de Barcelona como un espacio «ejemplo de diversidad» y denunció que unos «terroristas, asesinos y fanáticos» hayan pretendido arrebatar «la luz» de este emblemático rincón de la ciudad condal. Subrayó en este sentido la importancia de que ahora «la unidad de los demócratas no tenga fisuras» y que se responda a estos ataques como la «sociedad abierta, democrática y tolerante que somos». Quiso además destacar la «solidaridad» demostrada por los españoles y ciudadanos de diferentes puntos del mundo  con lo ocurrido en Cataluña y hacer especial hincapié en el trabajo de las fuerzas de seguridad y en la solidaridad de los ciudadanos de Barcelona, que ayer salieron a la calle para donar sangre, ofrecer sus viviendas y servicios de transporte gratis. «Esos duros atentados sacan lo mejor de nosotros y ayer Barcelona fue un ejemplo para todos», concluyó.

El concejal de Seguridad en el Ayuntamiento de Gijón, Esteban Aparicio, también expresó su condolencia a los familiares de las víctimas y el apoyo a Barcelona y Cambrils. Asumió además que el «riesgo cero» no existe ni en Cataluña ni en Asturias y que, ante este tipo de actos, «hay que estar preparados». Confía, además, en «conseguir la derrota de estos indeseables con la unidad de todos».

Fotos

Vídeos