La plaza Mayor se torna multitudinario chigre

La plaza Mayor se llenó de espectadores que, con el libreto en mano para seguir la letra, cantaron desde el primer minuto /JOAQUÍN PAÑEDA
La plaza Mayor se llenó de espectadores que, con el libreto en mano para seguir la letra, cantaron desde el primer minuto / JOAQUÍN PAÑEDA

Un coro formado por miles de personas entonó a viva voz canciones como 'Gijón del alma'

Qué mejor final para una jornada agotadora que rematar con unas sidras en el chigre. Más aún si el cansancio es fruto de pasear por los puestos del Mercadín de la Sidra y la Manzana de los Jardines de la Reina y el bar donde entonar los cancios, entre culín y culín, es la plaza Mayor.

Allí se reunieron algunos de los matrimonios gijoneses más veteranos para no perderse su cita anual con la canción popular junto al Ayuntamiento de la villa de Jovellanos. También había visitantes a la XXVI Fiesta de la Sidra Natural de Gijón y algunos curiosos que, simplemente, se encontraron con el espectáculo de cara mientras daban una nocturna caminata sabática.

Hasta que los paisanos presentes entre el público se animaron, la música estuvo a cargo de la Sociedad Torner, un grupo de músicos, investigadores y bailarines que cree en la recuperación patrimonial y la belleza de su difusión. Dirigidos por Carlos José Martínez cantaron clásicos como el 'Gijón del alma' -con el que saludaron-, 'El Xiringüelu' o 'En el campo nacen flores'. Temas que evocan un tiempo en el que la sidra regaba los chigres y quienes la disfrutaban lo correspondían con la garganta.

Primero a cuentagotas, los espectadores fueron entonando las canciones que proponían los músicos. Para eso antes de empezar les habían entregado unos libretos con las letras. Así fueron soltándose hasta convertirse en un coro compuesto por centenares de personas cantando a viva voz y al unísono canciones como 'Polca del mandillín' o 'Fuisti al Carmín de La Pola', por citar solo algunos ejemplos de cancios que despertaron trombas de aplausos que resonaban, como los versos, por los soportales de la plaza Mayor.

Al terminar, cuando la noche ya era cerrada, los asistentes solo tuvieron dos opciones: irse a reposar a casa o seguir la folixa en otro lugar. La mayoría se quedó con la segunda. La Fiesta de la Sidra aún no ha terminado; lo hará esta tarde.

Fotos

Vídeos