El Pleno de Gijón exige al equipo de gobierno que presente unos presupuestos en febrero

Varios grupos de la oposición votan juntos una de las propuestas del Pleno municipal celebrado ayer.
Varios grupos de la oposición votan juntos una de las propuestas del Pleno municipal celebrado ayer. / JORGE PETEIRO

La oposición recuerda que Cascos los definía como «el libro de cabecera de un gobierno» y critica que reciba la prórroga «con alegría y castañuelas»

IVÁN VILLAR GIJÓN.

PSOE, Xixón Sí Puede, PP e IU unieron ayer sus votos para sacar adelante un acuerdo plenario en el que instan al equipo de gobierno a presentar «de manera inmediata un proyecto de presupuesto para 2018» y marcan como fecha tope para su debate y votación «el pleno ordinario de febrero». La iniciativa fue impulsada por el grupo socialista, que para lograr el apoyo del resto de formaciones accedió a retirar de su propuesta un punto en el que reclamaba a la alcaldesa, Carmen Moriyón, que si no lograba aprobar esas cuentas planteara una cuestión de confianza. No obstante, su portavoz, José María Pérez, recordó que ese «es un mecanismo válido» y advirtió a la regidora de que «si la ciudad no tiene un presupuesto, es porque a usted no le interesa».

Pérez calificó de «simulacro de negociación» los encuentros que el equipo de gobierno mantuvo con los grupos de la oposición a lo largo de noviembre y diciembre, «hasta que nos encontramos con que aplazaban las últimas reuniones y anunciaban la aprobación de un decreto de prórroga» sin llevar al Pleno ninguna propuesta concreta. «Hay otras ciudades que no tienen presupuestos, pero al menos se presentó un proyecto, que no deja de ser la expresión política de las prioridades del gobierno municipal de turno». El concejal recuperó el acta de la sesión plenaria de diciembre de 2015, donde fue rechazado el proyecto presupuestario para 2016, y recordó cómo entonces el portavoz municipal, Fernando Couto, destacaba que «el gobierno no puede evadirse de su responsabilidad de gobernar». En este sentido, reclamó a Foro que negocie unas cuentas para 2018, remarcando que «negociar implica escuchar a los demás y aceptar renuncias en tus planteamientos».

En contexto

La concejala de Hacienda, Ana Braña, defendió la disposición al diálogo manifestada desde el primer momento por el equipo de gobierno, «pero a un diálogo realista y no lo que nos hizo el PSOE, que fueron 'lentejas, si las quieres las tomas y si no las dejas'». La edil preguntó a los socialistas si entendían como herramienta de negociación «poner como primera condición la dimisión del director general de Empleo», a lo que Pérez replicó que «el año pasado no supuso un obstáculo cargarse a la directora de la Fundación de Servicios Sociales para poner en marcha un programa que ustedes no compartían», que fue la renta social municipal.

«No tiene sentido»

Braña recordó que «las mayorías son las que son» y consideró que «no tiene sentido presentar un proyecto si sabemos que no va a tener apoyos». Destacó la buena disposición mantenida durante la negociación presupuestaria por PP, IU y Ciudadanos, «que presentaron propuestas más realistas», aunque con ellos no se suman los apoyos necesarios para sacar las cuentas adelante. Y añadió cómo el requisito de Xixón Sí Puede de remunicipalizar la ayuda a domicilio «fue un órdago que tampoco predisponía a sacar el presupuesto adelante». La edil concluyó no obstante que «si las condiciones cambian, estamos a tiempo y podemos retocar el proyecto y traerlo al Pleno. Pero tiene que tener apoyos».

Durante el debate, PP e IU coincidieron en citar a Francisco Álvarez Cascos «que siendo presidente del Principado dijo que los presupuestos son el libro de cabecerade un gobierno. Y lo hizo con tanta rotundidad que cuando vio derrotados los suyos dimitió y convocó elecciones». El concejal Pablo González puso en contraste esta actitud con la que manifiesta el equipo de gobierno municipal, «que parece que recibe la prórroga con alegría y solo le faltan las castañuelas». El edil popular destacó que la ausencia de un presupuesto para todo el año facilita «minipactos en los despachos que atienden al corto plazo y a intereses políticos de grupos determinados y no al interés general».

El portavoz de Xixón Sí Puede, Mario Suárez, pidió también «que presenten un presupuesto y ya decidiremos si hay posibilidad de negociar o no». Ciudadanos culpó a esta última formación y al PSOE de no facilitar ningún tipo de acuerdo, «porque se limitaron a pedir y a poner condiciones inasumibles». Su concejal, José Carlos Fernández Sarasola, consideró que «muchos gijoneses verían con buenos ojos un presupuesto pactado entre el partido del gobierno y el principal grupo de la oposición».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos