Poago repite premio cinco años después

Parte de los agraciados, en el bar de Poago, celebrando.
Parte de los agraciados, en el bar de Poago, celebrando. / DANIEL MORA

52 vecinos han obtenido un premio de 300.000 euros en el sorteo del domingo de la ONCE

E. C. GIJÓN.

Aunque no es la primera vez que reparte un primer premio, el vendedor de la ONCE Daniel Domínguez estaba exultante, tras conocer que sus clientes del bar El Restallu, de Poago, y del puesto que tiene en la calle de Magnus Blikstad, 52 han obtenido un premio de 300.000 euros en el sorteo del domingo. Se da la circunstancia de que varios de los agraciados en esa primera ocasión, en enero de 2012, son los mismos que ahora.

Cada cupón premiado del número 17.265 costaba dos euros y ahora proporciona a sus propietarios 20.000 euros. En ese sorteo se adjudica también un premio especial a la serie, que no recayó en los 15 boletos vendidos en Gijón ni en los dos que otro vendedor, Luis Miguel Moreno, distribuyó en Candás. El premio a la serie supone un cobro al contado de 300.000 euros y una renta mensual de 5.000 euros durante 20 años.

Daniel Domínguez, que lleva algo más de nueve años vendiendo cupón de la ONCE por una patología que reduce seriamente su visión desde el nacimiento, tiene clientela fija en Poago desde hace mucho tiempo, concretamente en el bar El Restallu, que regentaba su madre cuando en enero de 2012 repartió 250.000 euros, premio del que su progenitora obtuvo una parte, 25.000 euros. Ahora, la dueña del establecimiento es otra, de nombre Vanessa y apellidos que evitó precisar, que también comparte suerte con los clientes, algunos de los cuales son los mismos.

Es el caso de José Ángel Álvarez, presidente vecinal de Poago, que tuvo noticia del nuevo premio poco después de llegar a su casa el domingo tras el partido del Sporting, de forma que su alegría en la jornada fue doble y por muy diferente motivo. «Me llamó la madre de un amigo con el que había ido al fútbol. En realidad, es mi mujer quien se ocupa de comprar el cupón, aunque está claro que nos toca a los dos», señaló. En El Restallu también tuvieron noticia de su suerte el mismo domingo del sorteo y su responsable lo celebró inmediatamente con los clientes, si bien fue ayer mismo cuando otros afortunados se acercaron para brindar.

Felices vacaciones

Daniel vendió quince cupones premiados. Siete en el bar de Poago, otros siete al puesto fijo de la ONCE en Magnus Blikstad, que no deja de ser una novedad en el caso, ya que en 2012 se colocaba en el acceso a las consultas externas del Hospital de Cabueñes, y el otro fue a parar a la calle de Badajoz, gracias a las felices vacaciones de un compañero. La casualidad quiso que Domínguez quedase encargado por otro vendedor de suministrar cupones en una cafetería de la citada calle mientras disfrutaba de unos días de vacaciones. Así lo hizo, pero con la particularidad de que el referido negocio hostelero distribuye cupones entre sus clientes con regularidad de lunes a viernes, pero no los fines de semana. Sin embargo, el dueño sí quiso mantener la suerte tentada, y la constancia le proporcionó en esta ocasión 20.000 euros. Sobre la posibilidad de aumentar las ventas a partir del segundo premio distribuido en cinco años, Daniel Domínguez espera que, al menos, no será malo.

Fotos

Vídeos