Podemos exige que el policía gijonés investigue al 'pequeño Nicolás'

Francisco Nicolás Gómez, ayer, en el banquillo. /  EFE
Francisco Nicolás Gómez, ayer, en el banquillo. / EFE

La jueza rechaza el recurso de la formación para recuperar al inspector asturiano. El supuesto estafador alega «megalomanía»

R. MUÑIZ / O. SUÁREZ GIJÓN.

El inspector gijonés Rubén Eladio López no volverá a investigar a Francisco Nicolás Gómez, el 'pequeño Nicolás', al menos de momento. La magistrada-juez María Pilar Martínez, que instruye el proceso principal contra el supuesto estafador, rechazó el pasado 17 de enero el recurso interpuesto por la formación Podemos y la Plataforma x La Honestidad, que impulsa el asturiano Pedro Arancón. Ambas acusaciones populares reclamaban a la instructora que volviera a activar la comisión judicial organizada por su predecesor en el caso, el magistrado-juez Arturo Zamarriego.

Este togado observó que el inspector gijonés y su grupo de Asuntos Internos eran objeto de intromisiones por parte de sus superiores y decidió protegerlos. Por eso los constituyó en comisión judicial adscrita al caso con deber de «comunicar única y exclusivamente con el instructor sin tener en cuenta a sus superiores jerárquicos». Después de casi dos años liderando la investigación policial, el inspector Rubén Eladio López se encontró el pasado 14 de julio con que la nueva magistrada que heredaba el caso ordenaba disolver esa comisión judicial. A los pocos días sus superiores aprovecharon la ocasión y le retiraron el mando del IX Grupo de Asuntos Internos, para destinarle a un puesto de inferior categoría.

«La actividad de la comisión judicial en el proceso se ha tornado innecesaria», mantiene ahora la magistrada-juez María Pilar Martínez. La Plataforma x La Honestidad argumentaba que disolver al grupo venía a reforzar las presiones e injerencias que habrían sufrido durante el caso. La instructora se dice «ajena» a esos hechos, y se mantiene al margen de los mismos, a pesar de que el propio inspector gijonés le denunciara en sus informes haber sufrido «coacciones» por parte de sus superiores. En definitiva, María Pilar Martínez recuerda en su auto que la función de la policía judicial es «auxiliar y prestar servicio» pero que es ella quien tiene «la facultad de dirección de la investigación» y no los agentes ni las partes.

Por otra parte el principal investigado, Francisco Nicolás Gómez, se sentó ayer en el banquillo de los acusados para responder de unas supuestas calumnias al Centro Nacional de Inteligencia (CNI). El gijonés debía testificar pero el juicio fue suspendido, después de que el procesado presentara un informe alegando que padece un «trastorno megalomaníaco» que impide hacerle responsable penal de sus actos. El juez aplazó la vista para analizar el dictamen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos