La Policía atribuye al último detenido el brutal golpe «que dejó KO a Germán»

Varios allegados de Rubén A. esperan el pasado sábado frente a los juzgados durante su declaración. / PALOMA UCHA

Los investigadores «descartan» realizar nuevas actuaciones tras el reciente ingreso de Rubén A., de 18 años, en prisión provisional

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Las investigaciones policiales en torno al brutal ataque a Germán Fernández del pasado día 14 de julio empiezan a arrojar las primeras conclusiones. Según informan los responsables de las pesquisas, el presunto autor del duro golpe que tumbaría a Germán en el suelo es Rubén A., de 18 años, detenido el pasado viernes en su residencia de El Entrego. De esta forma, la investigación va cerrando el cerco sobre una de las mayores incógnitas de la agresión: la identidad del autor material del fuerte impacto. «El detenido es el presunto autor del golpe que dejó KO a Germán y por el que cayó al suelo, golpeándose la cabeza», afirmó ayer la Policía en un comunicado.

De esta forma, y en vistas a las últimas novedades en el caso, el Grupo II de Policía Judicial «descarta de momento realizar nuevas detenciones, ya que se encuentran identificados y oídos en declaración todos los testigos que presenciaron los hechos, así como detenidos los que participaron en la agresión».

Rubén A., de 18 años, reside en El Entrego y fue el último de los cinco detenidos como presuntos implicados en la agresión. Su detención estuvo sustentada por el testimonio de varios testigos, que le identificaron en las ruedas de reconocimiento como el presunto autor del golpe. La actuación se produjo en torno a las 15.20 horas del viernes en su domicilio. Tras pasar la noche en dependencias policiales, pasó a disposición judicial durante la tarde del sábado. Su familia le acompañó a las puertas del juzgado. Pese a que el joven no contaba con antecedentes penales, el juez decretó prisión provisional para él. El joven es aficionado al ciclismo de montaña y, a su vez, juega en L'Entregu Club de Fútbol. Este año había dado el salto de la categoría juvenil al primer equipo y, en la tarde en la que fue detenido, estaba citado para jugar junto a sus compañeros frente al CD Mosconia en la XXVII edición del Torneo Villa de Grado.

Rubén A. fue llevado a dependencias policiales poco antes de jugar un partido con L'Entregu | «Ya están identificados y han prestado declaración a todos los testigos», dice la Policía

Salvo giro inesperado de los acontecimientos, y descartadas ya nuevas detenciones, las investigaciones se centrarán ahora en cotejar los testimonios de los cuatro jóvenes que permanecen actualmente en prisión provisional. Imad A. y Yeray R., detenidos apenas una hora después del ataque, han negado desde el primer momento haber participado en la paliza a Germán Fernández y a sus amigos. Acumulan ya más de dos semanas en la cárcel de Villabona a la espera de que se aclare el transcurso de los hechos.

En el caso de Imad A., fue detenido por la Policía en las inmediaciones de Fomento. Varios testigos le situaron en la zona del ataque apenas unos minutos después de que se produjera. Los amigos del chaval atacado, asimismo, señalaron a este joven de 19 años como el responsable de increpar en un bar de Fomento a M. F., amigo cercano y compañero de trabajo de Germán. Ese sería el punto de partida del conflicto, que se trasladaría a la calle pocos minutos después.

Yeray R., por su parte, también fue uno de los primeros identificados por los testigos de la reyerta. A diferencia de Imad A., este joven de 20 años fue detenido en su domicilio. La Policía se había personado allí y, a través del teléfono móvil de un familiar, le instaron a volver a casa, donde fue detenido sin oponer resistencia. Según la versión aportada por su círculo más cercano a este periódico, el joven permaneció «en el lado de la acera del bar, lejos de la agresión a Germán y cuando vio en que había acabado todo se asustó».

La causa del golpe

Una de las preguntas que sigue en el aire es la relativa al tipo de impacto que acabó con Germán en el suelo. Según las primeras hipótesis, el traumatismo craneoencefálico que sufrió el joven pudo deberse al golpe de un objeto contundente. Los primeros testigos apuntaron a la presencia de una baldosa de las obras de Marqués de San Esteban como el arma empleada por uno de los atacantes durante la pelea. Sin embargo, con el paso de los días, varios de los presentes niegan que se utilizara material de obra en la trifulca. Habría sido, según estos relatos, un fuerte puñetazo en la nuca el que desestabilizaría a Germán. Su cabeza impactaría así contra el suelo y, de esta forma, la contusión resultó de mayor gravedad.

Apenas unos días después de las dos primeras detenciones, la Policía detuvo a dos presuntos implicados más en la agresión, David S. e Iván F. El primero, vinculado al mundo del boxeo al igual que Imad A., sigue en prisión provisional desde el día 20. Iván F., por su parte, también ingresó en la cárcel ese mismo día tras el testimonio de un testigo, que rectificaría apenas un día después al no estar plenamente convencido de la veracidad de su relato. Tanto el juez como la fiscalía dieron su visto bueno para liberarlo en las horas siguientes.

Últimas declaraciones

Ayer se personó en dependencias judiciales el último testigo llamado a declarar por el suceso. Se suma a las ocho declaraciones que se dieron el día 24. Una de ellas, la de M. F., el joven que acabó con varios puntos de sutura tras la reyerta. Los testimonios más significativos, sin embargo, resultaron ser los de los dos taxistas que trabajaban en Fomento la noche del suceso. Se localizaron gracias a la movilización de la familia por redes sociales.

Fotos

Vídeos