Un falso empresario ha engañado ya a veinte comerciantes en Gijón

Un falso empresario ha engañado ya a veinte comerciantes en Gijón
DANIEL CASTAÑO

El estafador mantiene en jaque a la Policía

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Avanza el crimen al mismo tiempo que lo hace la sociedad. Las organizaciones delincuenciales se especializan, los ladrones utilizan complejas técnicas para desactivar los ya de por sí novedosos sistemas de alarma, la ciberdelincuencia encabeza las denuncias en las Comisarías de todo el país e, incluso, los 'narcos' fabrican potentes submarinos para el transporte de la droga por mar. Y en medio de todo este progreso de los amantes de lo ajeno, paradójicamente, el clásico estafador sigue de vigente actualidad. Cuanto menos disimulo, más efectividad.

Que se lo digan a los comerciantes. En los últimos meses una veintena de pequeños empresarios han sido víctima de los engaños y embauques por parte de un hombre que tira de labia y amabilidad para ganarse la confianza de los dependientes y pedirles luego pequeñas cantidades de dinero escundándose en diferentes mentiras. Una de las que más rentabilidad le ha dado ha sido la del enganche de la grúa: se ausenta del comercio que ese día tiene como objetivo y regresa a los pocos minutos con mucha celeridad y alegando que la Policía Local está a punto de llevarse su coche con la grúa. Casualmente no lleva dinero encima y pide cien euros prestados con la intención de ir al cajero y devolverlos en cuanto solucione ese pequeño problema con los agentes del orden. Como la conversación con él anteriormente había sido tan amable y, además, han apalabrado negocios para los próximos días, le entregan el dinero. No lo vuelven a ver. Ni los comerciantes ni tampoco la Policía, que hace un mes y medio lanzó una alerta para poner sobre aviso a los responsables y dependientes de los negocios. La Unión de Comerciantes ha vuelto a pedir precaución esta semana entre sus asociados a través de un comunicado.

Se trata de un varón de unos 40 años, de 1,75 de estatura y complexión fuerte, pelo castaño tirando a pelirrojo y muy hablador. Accede a los locales como panaderías, ferreterías, tiendas de decoración, de reformas y explica que es un empresario que va a realizar obras en un solar próximo y que quiere entablar una relación comercial. Expone que va a necesitar herramientas, elementos de decoración, bocadillos diarios para los trabajadores. Pone de manifiesto una supuesta solvencia económica y unas expectativas ventajosas para la persona que está al frente del comercio. La realidad es bien distinta y lo que todos piensan que acabará en negocio desemboca en denuncia en la Comisaría. Eso si se pone en conocimiento de las fuerzas de seguridad, porque muchos de los afectados no han denunciado precisamente por las pequeñas cantidades de las que se apodera este estafador que sigue empleando los métodos de la vieja usanza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos