La Policía investiga otra agresión en Fomento durante la noche del sábado

Un coche de la Policía vigila Marqués de San Esteban durante este fin de semana.
Un coche de la Policía vigila Marqués de San Esteban durante este fin de semana. / JOAQUÍN PAÑEDA

La reyerta, que tuvo lugar apenas 48 horas después del ataque a Germán, obligó a dos hermanos a acudir al Hospital de Jove

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Fomento volvió a convertirse, durante la noche del sábado, en escenario de un nuevo suceso violento apenas 48 horas después de que Germán ingresase en el HUCA a causa de una brutal agresión. En este caso, el conflicto concluyó con dos hermanos heridos leves frente a un conocido pub de la zona. La reyerta comenzó entrada la madrugada, con la zona de copas repleta de jóvenes tanto en calles como en locales. En uno de ellos, dos grupos de jóvenes comenzaron a increparse por motivos que aún se están investigando. Llegaron a las manos y causaron un notable revuelo entre los allí presentes.

A la vista de la situación, la seguridad del local decidió echar del recinto a los implicados en la pelea. Una vez la calle, y lejos de amainar, los golpes continuaron entre los dos bandos. Se estima que los grupos implicados no superaban las seis personas. Afortunadamente, en esta ocasión no hubo que lamentar lesiones de tanta gravedad como en el caso de Germán. Dos hermanos, sin embargo, tuvieron que acudir al hospital de Jove tras la trifulca para tratase las heridas. El peor parado acabó con policontusiones y un brazo afectado. Una vez abandonado el centro hospitalario, los dos jóvenes se dirigieron a la Comisaría de Policía. Solo uno de ellos, sin embargo, efectuó una denuncia contra el grupo atacante. Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía investigan ahora el suceso.

La concentración de varios actos violentos en tan pocas horas ha hecho saltar la alarma entre los vecinos. Muchos de ellos ya se han pronunciado con la concentración espontánea del pasado domingo y los múltiples mensajes de apoyo a la familia de Germán. Su madre se ha mostrado agradecida por los miles de mensajes que le están haciendo llegar y, de momento, mantiene la cautela respecto al estado de salud de su hijo. Ayer, según reconoció, los ánimos entre la familia han mejorado al ver que Germán «se estimula ante todo lo que le decimos», un síntoma de mejoría desde que el joven ingresara en el HUCA el pasado viernes. Pese al avance, Yolanda Fernández reconoce que «hay que ir poco a poco» en la recuperación. Los amigos de la víctima han convocado una concentración para mañana, a las 17 horas, en el mismo lugar de la agresión.

Un grupo de amigos de Germán convoca una concentración mañana a las 17 horas

La investigación, asimismo, sigue su curso, sin nuevas detenciones. Imad A. y Yeray R., mientras tanto, siguen en la cárcel de Villabona, en prisión provisional, mientras se dilucida su implicación en la agresión del pasado viernes. En los interrogatorios, según apuntan fuentes cercanas a los dos detenidos, Imad A. apenas ha aportado información sobre su versión de los hechos.

Yeray R., por su parte, ha negado su implicación en el brutal golpe que acabó con Germán inconsciente en el suelo. Su versión implica a un tercer miembro del grupo, el cual habría propinado un fuerte puñetazo al joven y, después, éste se habría golpeado la cabeza contra el bordillo. Respecto a su detención, una familiar ha confirmado que se produjo en su domicilio hacia las 5 de la madrugada. La Policía acudió a su casa al identificar al joven tras los interrogatorios y, a través del móvil de una allegada, le hicieron volver al domicilio y allí lo detuvieron sin que opusiera resistencia.

Asamblea de la CSI

La Corriente Sindical de Izquierda (CSI), por su parte, celebrará hoy una asamblea abierta a partir de las 19 horas para plantear posibles acciones legales contra 'la manada', como así se autodenominan en algunas fotografías y a los que vinculan con la extrema derecha. «En los últimos tiempos hemos visto un aumento de ataques y agresiones con total impunidad, al igual que han aumentando su visibilización en los espacios públicos, con el fin de sembrar el odio y la discriminación», sostienen. La opción que barajan es la de presentarse como acusación popular para que se «abran diligencias» por otras supuestas agresiones.

Más

Fotos

Vídeos