La Policía investiga una fuerte explosión en la antigua delegación de Hacienda

Edificio de Servicios Tributarios del Principado en el que se produjo la explosión. / DANIEL MORA
Edificio de Servicios Tributarios del Principado en el que se produjo la explosión. / DANIEL MORA

Se produjo el domingo de madrugada, causó alarma en el vecindario y provocó desperfectos que obligaron a clausurar el edificio dos días

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Tremendo sobresalto en el edificio de Servicios Tributarios del Principado -antigua sede de Hacienda- de la calle de Anselmo Cifuentes. Una gran explosión de madrugada sembró el miedo entre los vecinos y trajo a la memoria el desgarrador atentado del Grapo en el mismo lugar que, en diciembre de 1989, se cobró la vida de dos guardia civiles que realizaban labores de vigilancia. La Policía trabaja para conocer el origen de la explosión, que ha motivado que los funcionarios no pudieran acudir a sus puestos de trabajo en los últimos dos días. Está previsto que hoy retomen su actividad habitual.

El estallido se produjo pasadas las cinco de la madrugada del sábado al domingo. El vigilante de seguridad escuchó una fortísima explosión dentro del edificio, un enorme estruendo que llegó a despertar a muchos vecinos del entorno y que hizo temer lo peor.

Rápidamente alertó a los servicios de emergencia y pocos minutos después se personaron en el lugar los bomberos y varias dotaciones de la Policía. Los técnicos del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios accedieron a la estancia en la que se originó y comprobaron que no había ni fuego ni humo. Lo que sí se encontraron fueron cuantiosos desperfectos en el mobiliario, las paredes e incluso en las ventanas del exterior, que resultaron rotas y con los marcos desencajados. También quedó dañado de forma importante el sistema automático de extinción de incendios. De forma aparente los bomberos no encontraron explicación lógica a lo que había ocurrido, por lo que se requirió la presencia de los Técnicos Especialistas de Desactivación de Explosivos (Tedax) de la Jefatura Superior de la Policía Nacional, además de los agentes de la Brigada de Policía Científica de la Comisaría de Gijón.

Minuciosa inspección

Durante horas inspeccionaron de forma minuciosa el edificio y comprobaron que no existía artefacto alguno ni material susceptible de explosionar. Las primeras investigaciones apuntan a que la explosión podría haber sido causada por varias botellas que contenían alcohol y acetona y que se encontraban dentro de un armario en la estancia que resultó más afectada.

«Escuchamos un sonido fortísimo y nos pusimos en lo peor. Nos asomamos a la ventana y vimos que empezaban a llegar los bomberos y la Policía. Nos pusimos muy nerviosos y no sabíamos si coger un poco de ropa en la maleta y salir. Al final la Policía nos tranquilizó, aunque ya no pudimos dormir», relata una vecina de la calle Alfredo Truan.

Está previsto que hoy las oficinas recuperen poco a poco su ritmo de trabajo habitual después de tres días de angustia recordando el atentado del Grapo que hace 28 años acabó con la vida de los guardias José María Sánchez Melero e Isaac Rodrigo Ranilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos