«Un 90% de posibilidades de piñazo»

Israel Arias, Rodrigo Fernández, Héctor Pérez, Eliezer Ortego, el pequeño Diego y Víctor Piñera junto con su artefacto. / JOAQUIN PAÑEDA
Israel Arias, Rodrigo Fernández, Héctor Pérez, Eliezer Ortego, el pequeño Diego y Víctor Piñera junto con su artefacto. / JOAQUIN PAÑEDA

Este grupo de amigos participa en el Día de las Alas de Red Bull con el escudo del Sporting por bandera

LAURA SAIZ GIJÓN.

Cuando un grupo de amigos de toda la vida, a cada cual más variopinto, decide presentarse a un concurso de Red Bull para ver si realmente pueden conseguir esas 'alas' tan famosas, solo podían hacerlo con la pasión que tienen en común: el Sporting de Gijón. El aliciente, «pasarlo bien y disfrutar haciendo esto juntos»; el premio, un viaje a Indianápolis. A Eliezer Ortego, Rodrigo Fernández, Israel Arias, Héctor Pérez y Víctor Piñera motivos no les faltan, saben lo que quieren y a diferencia de otros equipos han decidido construir el artefacto ellos mismos, llevan cerca de un mes y medio cortando madera, atornillando y poniendo a punto un diseño que poco a poco se va haciendo realidad. Víctor Piñera fue el encargado del prototipo inicial pero el proyecto «es cosa de todos, cada uno aporta algo». Sin embargo este concurso exige ser polifacéticos y nos confiesan que momentos antes de comenzar a correr para echar a volar deberán hacer una pequeña coreografía con la que quieren «poner a todos en pie», ¿apuestas para la música?

Son su propio equipo de marketing y manejan sus redes sociales, donde intentan «mantener al día a la gente de lo que vamos haciendo». Sin embargo esto no se gana solo por pura originalidad y trabajo duro, el público será una parte importante y tratan de conseguir votos para su proyecto día a día. Creatividad tampoco les falta, han hecho incluso su propio merchandising y han diseñado camisetas y hasta flyers. Hay algún que otro nervio previo, el piloto Héctor Pérez ha admitido que «hay un 90% de posibilidades de darse un piñazo». Y es que, tras la carrera de 20 metros por la plataforma, en el momento del vuelo, estará solo ante el peligro. Tienen que tratar de lograr llegar lo más lejos posible y pretenden conseguirlo gracias a unas alas de 6 metros de longitud que irán sujetas a la mochila que él mismo portará. La seguridad es lo más importante y, aunque actúan bajo su responsabilidad, la organización les dará un casco y un chaleco a cada uno, por si las moscas... Quieren «defender a la ciudad» el próximo 3 de septiembre en el Puerto Deportivo ante una mareona de gente y lo harán subidos en el escudo rojiblanco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos