El PP urge cambios en el plan especial de Cimavilla para dar a la sede del puerto uso hotelero

El PP urge cambios en el plan especial de Cimavilla para dar a la sede del puerto uso hotelero
Al fondo, el edificio de la sede del puerto. / JOAQUÍN PAÑEDA

Advierte de que la actual regulación urbanística «espanta» a posibles inversores al limitar a tan solo dieciocho el número de camas permitido

IVÁN VILLAR GIJÓN.

El portavoz municipal del PP, Mariano Marín, urgió ayer al equipo de gobierno a iniciar los trámites necesarios para la modificación del plan especial de Cimavilla con el objetivo de facilitar la conversión a un uso hotelero de la antigua sede del puerto. La reclamación, realizada en el marco de la comisión de Urbanismo, llega después de que el consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Gijón aprobara sacar por tercera vez a subasta este inmueble, tras dos convocatorias desiertas, con un precio de salida de 3.043.000 euros. El concejal recordó que uno de los motivos de que hasta ahora los intentos de vender este edificio se hayan visto frustrados, pese a haber empresas interesadas en su explotación, han sido «los condicionamientos urbanísticos».

Explicó que el plan especial de Cimavilla solo permite darle a este inmueble, que dejó de albergar oficinas del puerto a finales de 2012, usos dotacionales, administrativos o sanitarios, pero no hoteleros. Añadió que, aunque se autorizara un cambio de usos, el mismo documento urbanístico seguiría limitando el número de plazas que se podrían ofertar en ese hotel. En concreto, a pesar de sus cinco plantas y más de 2.800 metros cuadrados, no tendría permiso para superar las 18 camas. Por eso el PP pide «una modificación urgente» del plan en lo que respecta a esa parcela, «porque si no aquí no va a salir nada». Consideró que el equipo de gobierno debería haber promovido ese cambio sin esperar a que se adjudique el edificio, porque la regulación actual «espanta a futuros inversores». «No vale que les llenen de pájaros la cabeza para que luego descubran que no pueden hacer nada ahí».

«Foro no puede seguir esperando con su santa pachorra a ver qué pasa con la nueva subasta»

Su compañero de bancada Pablo González añadió que no es la primera vez que se da un problema de estas características en la misma zona. «También pasó con el Banco Urquijo, donde al final los usos que le querían dar unos inversores no se podían hacer porque también lo impedía el plan especial de Cimavilla. Y hay muchos bajos comprados por multinacionales que después tuvieron que parar las obras que tenían previstas. Esto demuestra la absoluta falta de interés en que se fijen nuevas actividades productivas en la ciudad». Consideró también que el equipo de gobierno «no debe seguir con sus parálisis y falta de reflejos, al remolque de los acontecimientos. Si ven que hay interés en darle uso a ese edificio, no puede quedarse con su santa pachorra mirando a ver qué pasa. Debe levantar los obstáculos que existan y facilitar que no haya problemas urbanísticos para este proyecto».

Los concejales del PP rechazaron la posibilidad de que el Ayuntamiento se haga con este inmueble para trasladar a él sus servicios de Urbanismo. «No podemos seguir con ese goteo de adquirir todo lo que le sobra a la Autoridad Portuaria, como si fuésemos la agencia inmobiliaria de El Musel», ironizó Pablo González, quien recordó cómo hace meses se habló ya de comprar el campo de fútbol que venía utilizando desde hace años el club Puerto de Gijón para garantizar su continuidad, «y ahora ese equipo no está y el terreno es un patatal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos