El precio de los alimentos eleva el coste de los comedores de las escuelas infantiles un 58%

Niños en el comedor del centro infantil Los Escolinos. / P. CITOULA

El contrato para el nuevo curso, que obliga a usar productos ecológicos, debe salir de nuevo a licitación con menús más caros al quedar desierto

IVÁN VILLAR GIJÓN.

El concurso para prestar el servicio de comedor en las doce escuelas infantiles del concejo ha quedado desierto, lo que ha obligado al Ayuntamiento a abrir con urgencia una segunda licitación. En ella el precio medio propuesto para cada menú se encarece un 58,3% con respecto a la anterior, de 1,31 a 2,07 euros. En concreto se pasa de una estimación de gasto, solo en alimentos, de 25.465 euros al mes a otra de 40.165 euros, para un total de 19.340 menús.

Una de las novedades de este año fue la inclusión de una cláusula en la que se obligaba a quien asuma el servicio «a incluir semanalmente en la preparación de sus menús alimentos considerados ecológicos de acuerdo con la legislación vigente, preferiblemente adquiridos a través de productores locales». Fuentes municipales atribuyen a esta medida, fruto del compromiso del gobierno local de impulsar la producción ecológica certificada, que las empresas de catering desistieran de participar en el concurso, al considerar que los precios propuestos eran inferiores al coste real de este tipo de alimentos.

En concreto los pliegos establecían como condición inexcusable, y siguen manteniéndola en la nueva licitación, utilizar en los menús de las escuelas infantiles «ternera ecológica asturiana y quesos asturianos». En su redacción original también se incluían como obligatorios otros «productos lácteos asturianos», sustituidos ahora por «miel y mermelada de producción ecológica». Se añadía también que «se valorará especialmente la inclusión de productos como frutas y hortalizas autóctonas de producción ecológica y estacionales tales como fresas, manzanas y fabes de la granja», productos que en esta nueva licitación no se mencionan expresamente, si bien a la hora de valorar las ofertas se mantiene el criterio de dar un punto «por cada alimento ecológico suplementado», hasta un máximo de diez.

El servicio se tramita contrarreloj para poder empezar a prestarlo el 1 de septiembre

Menos personal

Los nuevos pliegos también incluyen cambios en el apartado correspondiente al personal. Por un lado, se mantiene la obligación de que la empresa adjudicataria subrogue los contratos de los trabajadores que prestan actualmente servicio en las escuelas. Pero de la exigencia de una plantilla mínima para el servicio de catorce personas a jornada completa y siete a media jornada (un total de 17,5 jornadas) se pasará a doce a jornada completa y seis a media jornada (15 jornadas en total). Habrá un cocinero para cada centro y seis de ellos (La Serena, Los Raitanes, Los Escolinos, Los Pegoyinos, Montevil y Viesques) contarán además con un ayudante de cocina a media jornada.

El concurso que quedó desierto contemplaba que en el caso de Los Raitanes y Montevil, los dos únicos centros que superan el centenar de comensales, el ayudante de cocina estuviera a jornada completa y que hubiera otro a media jornada también en las escuelas infantiles de Nuevo Roces, Nuevo Gijón y Atalía. Pese a esa reducción de personal, el presupuesto para hacer frente a todos los contratos subirá de 37.534 a 45.549 euros al mes, un 21% más que en la licitación fallida.

Pero aunque el Ayuntamiento ofrezca pagar más a las empresas de catering tanto por los alimentos que se usen en los menús como por el personal encargado de su elaboración, el precio total del contrato para el servicio de comedores es ahora inferior al que se planteaba en el concurso que se lanzó en junio. De un presupuesto de licitación de 693.000 euros entonces, se pasa a uno de 600.000 euros. El motivo es que mientras en la convocatoria anterior se pretendía firmar un contrato de once meses que cubriera todo el curso escolar, este segundo intento solo abarca siete meses, hasta el 31 de marzo de 2018. La Concejalía de Educación y Cultura se justifica en que, al no existir más dotación presupuestaria para este servicio, con los nuevos precios es imposible llegar más allá en el tiempo. Además, tras quedar desierta la primera licitación, el Ayuntamiento debe hacer la nueva tramitación contrarreloj para que la adjudicataria pueda hacerse cargo de los comedores a partir del 1 de septiembre -el plazo de recepción de ofertas estará abierto hasta el 16 de agosto y las plicas se abrirán dos días después-. Más adelante la intención es sacar un nuevo pliego que dé continuidad al servicio a partir de marzo y que permita cerrar un contrato para varios cursos.

Da más valor al precio

A la hora de adjudicar el contrato, el nuevo concurso dará más valor al precio (80 puntos sobre 100, frente a los 60 de la primera licitación). Desaparecen criterios de evaluación como las actividades formativas complementarias sobre nutrición y dietética infantil para el personal (valían hasta 25 puntos) y la inclusión de productos de comercio justo (5 puntos), pero se incluye la obligación de incorporar un plan de residuos y reciclaje de restos orgánicos, excedentes y residuos grasos (10 puntos).

Más noticias

Fotos

Vídeos