El emotivo homenaje de una parroquia gijonesa a los fallecidos en el atentado de Barcelona

Cristian de Diego, Lola Salvador, Xuan Pandiella y Humberto Baizán, en el comienzo de las fiestas de San Bartolomé de Vega. / AURELIO FLÓREZ

La parroquia rindió un sentido homenaje a los fallecidos y sus familias con la interpretación a la gaita de la tradicional 'Marcha d'Antón el neñu'

L. BARBÓN / Ó. PANDIELLO GIJÓN.

Quienes estaban comiendo dejaron a un lado los bocadillos y los más pequeños se bajaron de los hinchables para guardar un minuto de silencio en memoria de los fallecidos en el atentado de Barcelona. Así comenzaron ayer las fiestas de San Bartolomé en Vega, sin pregón pero con una muestra de «rechazo a la barbarie terrorista», dijo Xuan Pandiella, representante de la comisión de festejos, quien no tardó en coger el tambor para interpretar, junto a dos gaiteros, la 'Marcha d'Antón el neñu'. «Es una canción tradicional asturiana que apuesta por la vida y por la paz. Queremos empezar nuestras fiestas con respeto y entusiasmo», explicó Pandiella.

La lectura del pregón se suspendió dado que la encargada de pronunciar el discurso, la guionista barcelonesa Lola Salvador, no quería abrir las fiestas con un «texto triste». «Lo que ha pasado es una tragedia, pero he venido a Asturias a estar con mis amigos y, si la gente de la comisión me volviese a dar la oportunidad de leer el pregón de las fiestas de Vega, sería mi ilusión», expresó emocionada Salvador.

Más noticias

Las fiestas de Contrueces, por su parte, también quisieron rendir homenaje a las víctimas del atentado en Las Ramblas antes de comenzar. Lo hizo la charanga Kop'a Vino, que acumula treinta años de experiencia y dos lecturas de pregón en las fiestas de su barrio. «Hoy en este humilde barrio de Gijón todos somos Barcelona», afirmaron los integrantes de la charanga. A partir de ahí, Kop'a Vino realizó un amplio repaso a la actualidad del barrio y sus vecinos, fiel a su mordaz y ácido estilo. «La primera vez que hicimos el pregón éramos unos neños con pelo, solteros y de buen ver. Bueno, alguno nunca estuvo de buen ver. Fue tan allá, añu 90, que el prau de la fiesta estaba al lado del cuartel, lindando con la antigua casa Corujo», recordaron los integrantes de la charanga.

Durante el pregón, los veinte charangueros pidieron la colaboración de los vecinos para entonar canciones de actualidad. Eso sí, con un marcado contenido político e irónico. «Que aquí nos meten capote rojo, capote azul, capote morado y capote naranja. Y les coses siguen como siempre, pero con más tiempo sin arreglar. O sea, les coses siguen encapotaes y en algún caso ya amenaza lluvia», añadieron con sorna. Antes de finalizar, la charanga tuvo unas palabras halagadoras para «les fiestes y a los que pringuen organizándoles».

La venta de sombreros solidarios a favor de la Asociación Española contra el Cáncer, además, avanza a buen ritmo. Según detalla la organización, en apenas dos horas las ventas ya ascendieron a más de 60 unidades. Sus cinco euros de precio van donados íntegramente a la asociación, por lo que animan a todos los vecinos a aportar su granito de arena.

En Fontaciera, asimismo, las fiestas de San Roque ya comenzaron con una multitudinaria cena de hermandad. En total, más de 300 personas visitaron el pueblo para disfrutar de tortilla, lomo, picadillo o chorizos a la sidra, entre otras delicias. «Hace 30 años se pusieron en marcha por nuestros padres y, tras un parón de ocho años, la segunda generación la recuperamos en 2016», afirma Alejandro Herrera, uno de los organizadores, satisfecho por la afluencia de personas.

Fotos

Vídeos