Nueve días de margen para presentar el presupuesto

Nueve días de margen para presentar el presupuesto

Para cumplir el mandato del Pleno, los plazos reglamentarios obligarían a aprobarlo en la junta de gobierno antes del día 29

I. VILLAR GIJÓN.

«El Pleno del Ayuntamiento insta a la junta de gobierno, y en particular a la alcaldesa de Gijón, a que apruebe de manera inmediata un proyecto de presupuesto para 2018, agilizando al máximo todos los trámites preceptivos a fin de que pueda ser sometido a debate y votación en el pleno ordinario del mes de febrero». Es el acuerdo literal aprobado el pasado miércoles por dos tercios de la Corporación, 18 concejales de 27, que aunque no compromete legalmente a nada al equipo que lidera Carmen Moriyón, si supone un nuevo elemento de presión para intentar poner fin a la situación de prórroga en la que se encuentra el Ayuntamiento desde el inicio del año.

La referencia expresa al «pleno ordinario» de febrero, marca implícitamente una fecha límite para dar cumplimiento al acuerdo plenario, que es el segundo miércoles del mes, esto es, el día 14. No cabría, por tanto, la opción de dilatar ese compromiso a un pleno extraordinario a finales del mes. A partir de esa premisa, deben tenerse en cuenta los trámites y plazos que marca el Reglamento Orgánico del Funcionamiento del Pleno.

Más información

El primer paso sería la aprobación del proyecto de presupuestos en la junta de gobierno, para su posterior remisión a la comisión municipal de Hacienda, procesos que se pueden cubrir en un mismo día. En la misma reunión en la que se le presente el documento, la comisión establecerá el calendario de tramitación y dará por iniciado el periodo de presentación de enmiendas. Los grupos de la oposición dispondrán de diez días hábiles para hacer sus respectivas aportaciones, y durante ese plazo los concejales del equipo de gobierno deberán comparecer para presentar los presupuestos correspondientes a sus respectivas áreas. Después las enmiendas tendrán que votarse en una nueva reunión de la comisión de Hacienda antes de que el proyecto pase al Pleno para su votación, con las modificaciones que hayan sido aprobadas.

Dado que en el cómputo del plazo de enmiendas deben restarse el día festivo de Antroxu que precederá al Pleno, así como los sábados y domingos, el calendario determina el 29 de enero como fecha tope para que la junta de gobierno apruebe el proyecto que presentará al resto de grupos. Por el momento, en el orden del día de la sesión convocada para el próximo martes, no consta referencia alguna al inicio de todo este proceso.

Negociación restringida

La tramitación formal del presupuesto no solo tiene unos plazos marcados, sino también unos límites de acción restringidos. Una vez que la junta de gobierno presente su proyecto, a través de las enmiendas los grupos de la oposición solo podrán proponer cambios de partidas dentro de una misma sección presupuestaria, segmentación que equivale a las concejalías. Es decir, no se podrán plantear rebajas en Urbanismo para incrementar los fondos de Servicios Sociales. En este sentido, para cualquier acuerdo estratégico que permita afrontar el proceso con garantías de que el presupuesto contará con apoyos suficientes sería necesario pactar con antelación con quien corresponda la cuantía global que se pretende destinar a cada ámbito municipal, aunque después se puedan hacer movimientos menores mediante la aceptación de enmiendas.

Dado el límite temporal mencionado del 29 de enero, si pretende cumplir el mandato plenario Foro solo dispondría de la próxima semana para tratar de negociar acuerdos globales con los grupos antes de llevar el proyecto a la junta de gobierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos