«Que haya presupuesto pasa por cumplir los acuerdos del Pleno», dice Del Fueyo

Mario Suárez y Carmen Moriyón, en la Escuela de Comercio. / D. MORA
Mario Suárez y Carmen Moriyón, en la Escuela de Comercio. / D. MORA

Xixón Sí Puede ve «vital» remunicipalizar en 2018 la ayuda a domicilio y el PSOE acusa a Foro de preocuparse tan solo de «contentar a sus socios»

I. V. GIJÓN.

«Cualquier posibilidad de que haya presupuestos pasa por el cumplimiento de los acuerdos del Pleno y el más importante es el de la remunicipalización del servicio de ayuda a domicilio». El portavoz municipal de Xixón Sí Puede, Mario Suárez del Fueyo, insistió ayer en un asunto que considera «vital» para que su grupo permita la aprobación de las cuentas municipales de 2018, después de que la concejala de Hacienda, Ana Braña, señalara en una entrevista en EL COMERCIO que «a día de hoy no hay ningún informe jurídico ni económico que avale esa municipalización». Suárez recuerda que, al margen de los elaborados por los servicios municipales, su formación «ha presentado tres informes alternativos» que respaldarían ese paso. Añadió que «en última instancia, se trata de una decisión política. Y esa decisión se adoptó hace un año en el Pleno».

El concejal reiteró su malestar por el rechazo a la implantación de un 'IBI para ricos', ya que, si bien sus efectos no se notarían en 2019, «mostraría la decisión de avanzar en unos impuestos progresivos para lo que queda de legislatura». Indicó que otro asunto clave para Xixón Sí Puede en la negociación presupuestaria será «la continuidad de la renta social y el aumento de su dotación para que las ayudas lleguen a las personas con cero ingresos o por debajo del mínimo». Sobre la intención del gobierno local de atajar este problema incrementando las ayudas de emergencia, señaló que «exploraremos esa posibilidad».

Atender necesidades reales

Desde el PSOE, Marina Pineda remarcó que su grupo lleva «tres años pidiendo un presupuesto que refleje una prioridad real por las personas y ponga el acento en el empleo, los servicios sociales y la mejora del entorno urbano, pero solo vemos un proyecto elaborado para contentar a sus socios, con programas que se repiten año tras año y que no atienden las necesidades reales de la ciudadanía». A raíz de lo adelantado por Ana Braña, consideró que «el presupuesto será similar al de los últimos años, sin ninguna novedad destacable». El PSOE espera que el gobierno «aclare sus previsiones de ejecución, el techo de gasto para 2018 y qué medidas adoptará para mejorar la ejecución presupuestaria, que sigue siendo inaceptable».

El portavoz de IU, Aurelio Martín, se muestra «dispuesto a negociar, incluso aunque no haya salido el 'IBI para ricos'», porque en su opinión «es fundamental que haya presupuesto». Advierte, no obstante, de que no firmará «ningún cheque en blanco, ni un presupuesto que sea peor que el del año pasado». Reclama en este sentido que el proyecto para 2018 «recoja al menos los criterios del año pasado en cuestiones como la concertación, la renta social, el 0,7% para cooperación y la memoria democrática, y veremos qué nuevas cuestiones se pueden mejorar». Añade que «lo que más dudas nos ha generado» es la referencia de Ana Braña a que la renta social municipal estará dotada únicamente con 3,2 millones de euros. «Le pediremos que nos lo explique con detalle y nos convenza. Es necesario cubrir toda la demanda».

Pablo González, del PP, asegura que su grupo podrá replantearse su abstención en las empresas municipales «cuando veamos cuál es el presupuesto general». Advierte de que «gobernar a veces es oponerse a que una mayoría de izquierdas pueda imponer sus medidas regresivas y antisociales, que cronifican los subsidios y crean paro».

El portavoz de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola, reclama al gobierno local un cambio «en sus políticas» y aunque se muestra «abierto a negociar, sin apriorismos», remarca que habla «de negociar, no solo de intercambiar papeles».

Fotos

Vídeos