Cinco culinos en la mano y otro en el pie para abrir el Primer Sidre l'Añu

Tino 'El Roxu' escancia sidra durante la inauguración del Primer Sidre l'Añu. / DANIEL MORA
Tino 'El Roxu' escancia sidra durante la inauguración del Primer Sidre l'Añu. / DANIEL MORA

Tino 'El Roxu' inaugura la novena edición de este festival en el que participan 70 llagares y donde se reivindicó la espicha tradicional

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Cinco en la mano izquierda y otro en un pie. La diestra, arriba, sujeta la botella y el chorro choca y cae dentro de los seis vasos, uno tras otro. A sus 69 años, Tino 'El Roxu', quien en su día llegó a escanciar once culinos de una vez, sigue en forma. Ayer lo demostró en el Tendayu del Pueblo de Asturias, durante la inauguración de la novena edición del festival Primer Sidre l'Añu.

El homenajeado prácticamente nació en un llagar y como él mismo admite, durante décadas vivió de la sidra. Desde el bar de Nava que regentaban sus padres hasta los concursos de escanciado de la Expo de Sevilla, pasando por el local de Hermanos Felgueroso donde repartió el Gordo de la Lotería. De ahí, a la legendaria sidrería de la calle Mieres que dejó hace cinco años. A 'El Roxu' siempre se le vio con un culín en la mano y la botella en la otra. Hoy, asegura, «voy a sidrerías, pero lo de escanciar se acabó. Ya estoy jubilado y tartamudeo echando sidra», aseguró, pero no le tembló el pulso al escanciar el primer culín del año, ni al recibir la jarra tradicional que le otorgó la organización.

Sidra Riestra fue elegida como el mejor caldo, por «su frescura, aroma y sabor»

El festival, que lleva nueve años completando la oferta lúdica de Semana Santa, busca recuperar la tradición de ir a las espichas por estas fechas, «cuando la sidra primera -que hoy se conoce como sidra sobre madre- está buena para beber y se puede ver lo que ofrece». Marcos Abel Fernández, presidente de la Fundación Asturies XXI y director de la revista 'La Sidra', entidades organizadoras del evento, remarcó que este festejo «no pretende ser otra cosa que una espicha con sidra de setenta llagares asturianos para disfrutar, sin prisas, sin apurones y sin botellones de la fiesta que supone la primer sidre l'añu».

Y la mejor, de entre los 45 llagares presentados al concurso, es la Sidra Riestra, una sidra nueva «muy fresca, con aroma y sabor», valoró Manuel Gutiérrez Busto, representante del jurado. «No nos va a defraudar, aunque todavía es como un neñu y tiene que crecer, da una idea de como va a estar dentro de un tiempo». A lo largo de todo el fin de semana, hasta cien litros de la sidra de Raúl Riestra regarán las diversas actividades que amenizarán la espicha. «¡Que viva la sidra, la fiesta y la Primer Sidre l'Añu!», exclamó Riestra, dando por inaugurado el festival.

Temas

Sidra

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos