El Principado busca pisos en Gijón al desbordarse la red de acogida por el aumento de casos de maltrato

Parte de las instalaciones de la Casa Malva, el centro de atención integral a víctimas de violencia machista que está en Montevil. / PALOMA UCHA
Parte de las instalaciones de la Casa Malva, el centro de atención integral a víctimas de violencia machista que está en Montevil. / PALOMA UCHA

La cifra de víctimas se disparó un 55% y pone al límite la oferta de 66 alojamientos en toda la región, encabezada por la Casa Malva

CHELO TUYA GIJÓN.

226 asturianas ingresaron en la Red de Casas de Acogida en el primer semestre del año. Tras esa cifra se esconde una media de 38 mujeres que, cada mes, salieron de sus casas, la mayoría con hijos a cargo, en busca de un refugio en el que protegerse de la violencia machista desplegada por su pareja. Tras esa cifra se esconde, además, un incremento del 55% en el número de casos. Porque en todo 2016, fueron 287 las asturianas que tuvieron que dejar su casa para evitar nuevas agresiones. Un aumento que ha llevado a la red de alojamientos, un dispositivo tan pionero como galardonado, al límite. Ante su saturación, el Gobierno regional busca alternativas.

«La violencia continúa», reconocía recientemente la directora del Instituto Asturiano de la Mujer. Mostraba Almudena Cueto su convencimiento de que «no es que haya más casos, sino que se denuncia más». Y apuntaba que «estamos buscando cómo dar respuesta a las necesidades que se presentan». Una respuesta que, según ha podido saber EL COMERCIO, puede traducirse en el alquiler de nuevas viviendas. El Principado tiene sobre la mesa un plan que incluye el alquiler de viviendas en Gijón. Un mínimo de dos, en un proyecto que podría llevarse a cabo tras el verano. Esas dos viviendas, con capacidad tanto para la víctima de maltrato como para la familia que tenga a su cargo, ya sean hijos o mayores con dependencia, se sumarán a una red que suma ya 66 alojamientos en toda la región y que tiene a la Casa Malva como eje.

EN SU CONTEXTO

casos de asturianas víctimas de maltrato que, hasta junio, han pasado por el Sistema de Seguimiento Integral de casos de Violencia de Género (VioGen)
Son un 9% más que un año antes. 817 nuevos casos en doce meses.
casos asturianos activos en el VioGen en junio pasado
Un 5% más. De ellas, tres mujeres están en nivel 'alto' de riesgo. 79 están en grado medio y 422 tienen un nivel de alerta 'bajo'. Ninguna está entre las cinco españolas en alerta 'extrema'.
asturianas pasaron por la Red de Casas de Acogida en los primeros seis meses del año
La cifra supone un incremento de casi el 55% en solo un año. El nivel de ingresos por mes pasó de 24 víctimas en 2016 a 38 este año.
pisos o casas integrados en la Red de Acogida
La encabeza la Casa Malva, con diez pisos de emergencia, veinte de larga estancia y doce viviendas tuteladas. Además, en Asturias hay dos casas de acogida y 22 pisos tutelados.
víctimas de violencia de género tuvieron, en 2016, acceso prioritario a una vivienda de alquiler de la red pública que gestiona Vipasa
En lo que va de año, el Principado ofreció alojamiento a 18 mujeres.

El dispositivo de Montevil fue el primero del país de atención integral y, también, el primero en quitar el anonimato que hasta su inauguración, en 2007, marcaba a los alojamientos para víctimas de malos tratos. El centro, con una escultura en su entrada de Juan Stove, y decorado con llamativas tonalidades, cuenta con dos bloques.

Gijón mantiene abierta la línea 685131303 para denunciar agresiones contra las mujeres

El principal conjunto de la Casa Malva está formado por diez apartamentos de emergencia y veinte de larga estancia. El segundo lo forman 12 viviendas tuteladas, a las que pasan las mujeres que ya han superado las fases de atención y asistencia que se les ofrece al ingresar.

Un 9% más con protección

Además, Oviedo y Avilés ofrecen otras dos casas de acogida, de menor tamaño que la gijonesa, así como 22 pisos tutelados en Valdés, Oviedo, Langreo, Avilés, San Martín del Rey Aurelio, Laviana y Castrillón. Unos alojamientos a los que el Principado añade ayudas para encontrar viviendas de alquiler.

«En 2016 accedieron a las viviendas de emergencia del parque público de Vipasa 39 mujeres, en lo que va de 2017 ya son 18», explicó Almudena Cueto. «Las víctimas de violencia son un colectivo prioritario en el acceso a la vivienda. Muchas han pasado ya por la Red de Casas de Acogida. Cuando la abandonan tienen prioridad en el acceso a las viviendas públicas».

El incremento de los malos tratos no solo lo evidencia el aumento de la demanda de viviendas de acogida. El Sistema de Seguimiento Integral de Casos de Violencia de Género, conocido como VioGen, suma ya 10.393 víctimas asturianas.

Así lo indican las últimas cifras oficiales, a 30 de junio, un volumen que supone un incremento del 9%. En doce meses, 817 mujeres han tenido que acudir a una comisaría o un juzgado a pedir protección policial contra su pareja o su ex.

En estos momentos, dice el VioGen, hay 1.163 casos activos, un 5% más que en junio del año pasado. Un volumen que descansa, mayoritariamente, en la Policía Local, con 346 órdenes de protección activas. El crecimiento ha llegado, sobre todo, por los casos considerados de riesgo bajo, que pasaron de 249 a 422, y medio, situación en la que ya se encuentran 79 mujeres.

Pese al aumento global, Asturias no tiene hoy a ninguna mujer en riesgo extremo, hay cinco en toda España, y del colectivo considerado en riesgo 'alto' se bajó de cinco a tres casos.

Más

Fotos

Vídeos