El Principado decomisó 44.970 kilos de xarda en 2013 al barco por el que se investiga la rula

Arrastrero portugués 'Roaz', con base en Ribeira (La Coruña), cuya investigación ha puesto bajo sospecha las ventas de pescado en LonjaGijón. / E. C.
Arrastrero portugués 'Roaz', con base en Ribeira (La Coruña), cuya investigación ha puesto bajo sospecha las ventas de pescado en LonjaGijón. / E. C.

El arrastrero portugués solo informó a las autoridades pesqueras de la captura de 2.970 kilos de pescado antes de amarrar en Avilés

MARCOS MORO GIJÓN.

El barco portugués objeto de escuchas policiales por el que se investiga ahora la gestión de LonjaGijón y que le ha costado el puesto a su gerente, Simón Arrizado, tiene antecedentes por infracciones pesqueras en Asturias. El arrastrero luso, de nombre 'Roaz', fue protagonista de un sonado decomiso de pescado el 28 de marzo de 2013 en Avilés. Inspectores del Principado se incautaron en sus bodegas de 44.970 kilos de xarda. Sin embargo, en la declaración obligatoria al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que debía realizar cada embarcación con un límite de dos horas y media antes de entrar al puerto, solo informó de la captura de 2.970 kilos de esta especie.

Concluida la operación del equipo de Inspección Pesquera de Asturias, enmarcada en un plan de control de la xarda con refuerzo de las inspecciones, los 44.970 kilos decomisados salieron a subasta en el puerto avilesino y se retuvo el vale de la misma.

El barco fue objeto de expediente sancionador, aunque la cuantía de la multa no trascendió en su momento. Aquel decomiso se mantiene como el más grave de los notificados por las autoridades pesqueras en Asturias durante las últimas campañas de esta especie.

Después de aquel incidente pesquero el 'Roaz' siguió realizando sus descargas de pescado con normalidad tanto en Avilés como en Gijón, entre otros puertos del Cantábrico. Sin embargo, sus movimientos han estado controlados por la pertenencia de este buque, que tiene su base en Ribeira (La Coruña), al grupo de armadores gallego Vidal Pego. Miembros de esta casa armadora llegaron a ser encarcelados en 2016, por orden de la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamel, acusados de esquilmar la merluza negra de la Antártida. Se estima que llegaron a amasar una fortuna de 90 millones de euros con la pesca ilegal de esta especie en aguas australes.

Más información

El Supremo les acabó absolviendo con el tiempo al considerar que no se les podía perseguir penalmente por pesca ilegal en aguas internacionales.

No obstante, la prueba de que siguen siendo investigados es el pinchazo telefónico que destapó meses atrás unas conversaciones comprometedoras entre el patrón de este buque pesquero luso y la responsable de administración de la rula gijonesa, Silvia García. De la escucha de esas conversaciones interceptadas se deducía que ambas partes acordaban la ocultación de ventas de varios cientos de kilos de xarda.

Ante la sospecha de que la transacción irregular de capturas fuese una práctica habitual en LonjaGijón se activó una inspección por parte de la Dirección General de Pesca, que obligó al destituido gerente a remitir abundante documentación a Madrid para cruzar los datos de actividad pesquera -declaraciones DEA (diario electrónico de a bordo)- y notas de venta en la rula para detectar posibles desvíos de pescado sin factura o ventas en 'B'. Los datos a cotejar tenían que ver con las descargas concretas de varios barcos, entre los que se encuentra el 'Roaz'.

Informe de la Guardia Civil

Además de esto hay abierto un procedimiento judicial por el que Arrizado y su delegada de personal tendrán que declarar mañana en un juzgado de instrucción gijonés. La Autoridad Portuaria, que justifica la destitución del hasta ahora gerente de la rula por «pérdida de confianza en su gestión», no les prestará asistencia letrada durante su declaración.

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón explicaron que hace tres meses se elaboró un informe como Policía Judicial centrado en la investigación de una serie de transacciones de venta de pescado de LonjaGijón para detectar posibles irregularidades. Un informe que se remitió ya a la autoridad judicial.

Por otra parte, la pesca desembarcada en el puerto de Avilés subió el pasado año un 8,1% en relación a 2016, hasta 13.569 toneladas, lo que contrasta con la caída del 11,1% regisitrado en El Musel, hasta las 7.365 toneladas. El conjunto de los Puertos del Estado registró un incremento del 4,2%, hasta 242.652 toneladas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos