El Principado sigue sin dotar fondos para la unidad de convalecencia de la Mixta

Deja al servicio, ya finalizado pero sin presupuesto, fuera del crédito extraordinario «porque es solo para inversiones»

CHELO TUYA GIJÓN.

«Necesitamos que el Servicio de Salud (Sespa) financie la unidad de convalecencia con 748.000 euros y, para ello, debe solicitarlo en la ley de crédito extraordinario». «Y eso haremos». El 26 de febrero, la consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, y su homólogo de Sanidad, Francisco del Busto, comparecían ante la Junta. En sendas comisiones daban cuenta del proyecto de la unidad de convalecencia de la Residencia de la Mixta. Varela explicaba que su departamento había hecho el trabajo, y que lo pendiente, el presupuesto para su mantenimiento y la plantilla, depende de Sanidad. Del Busto asumía que el coste, los 748.000 euros, «se harán mediante una transferencia del Sespa» y se incluirán «en el crédito extraordinario».

Sin embargo, los 111 millones del primer acuerdo parlamentario a que el Gobierno regional se verá obligado esta legislatura, tras no lograr el Ejecutivo del socialista Javier Fernández apoyo para los presupuestos regionales y tener que prorrogar los de 2016, no incluyen cantidad alguna para este unidad, la llamada a ser la primera sociosanitaria de la red pública asturiana.

«No está por una cuestión técnica. Ese crédito extraordinario es para inversiones y la unidad de convalecencia se financiará mediante una transferencia directa desde Sanidad a Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA)», explicaron a EL COMERCIO fuentes de la Consejería de Sanidad. Unas explicaciones que no convencen a los grupos que han respaldado el crédito extraordinario. Desde Podemos confirmaron que la partida «no figura en el crédito», mientras que IU lamenta que «no exista fecha para esa transferencia presupuestaria».

Oviedo y Avilés, a la espera

Mientras el dinero no aparece, el ala de la planta quinta del mayor geriátrico público de la región, la Mixta de Pumarín, en la que se han habilitado las 24 plazas de esta unidad pionera sigue vacía. El ERA hizo su parte, que fue invertir 300.000 euros en una obra centrada en acondicionar un espacio en el que los mayores que hayan necesitado un ingreso hospitalario urgente puedan continuar su rehabilitación en él antes de recibir el alta definitiva.

Para ello, se necesita la contratación de 18 personas, seis profesionales de enfermería, una plantilla que dependerá de la Consejería de Sanidad, así como el uso de esas veinticuatro camas. Porque los pacientes serán derivados, directamente, por el Hospital de Cabueñes, para una estancia máxima de dos meses sin coste para los usuarios.

La de Gijón estaba llamada a ser la primera de una red pública de unidades sociosanitarias. Primero Oviedo y, luego, Avilés, deberían contar con centros de similar capacidad, estaban diseñados con 25 plazas, y mismo mantenimiento. Las patronales geriátricas han ofrecido concertar este servicio con el Principado, aunque sin respuesta hasta la fecha.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos