El Principado vigilará con cámaras la polución de Arcelor, Aboño y El Musel antes de un año

Boina de aire sucio vista desde Deva. / JOSÉ SIMAL
Boina de aire sucio vista desde Deva. / JOSÉ SIMAL

Planea inversiones de 6,8 millones hasta 2019 para lograr un aire más limpio. La industria reducirá su actividad en momentos de gran contaminación

RAMÓN MUÑIZ OVIEDO.

El Principado se ha cansado de correr en balde. En demasiadas ocasiones el ciudadano le alertaba de una emisión sospechosa en una factoría gijonesa, pero entre el tiempo que tarda en gestionar el aviso y el desplazamiento del funcionario de turno pasan minutos suficientes como para que la nube se disipe. Sin pruebas, no hay modo de saber lo que ocurrió, ni de poner la aleccionadora sanción.

Consciente de dónde están los sospechosos habituales, el Consejo de Gobierno aprobó ayer nuevos planes de calidad del aire para Gijón, Avilés y Trubia y Gijón, con soluciones estimadas en los 25,4 millones. El primero de ellos tiene diecisiete medidas a ejecutar de aquí a 2019, con un coste estimado 6,8 millones. La planificación anterior duró tres años y «ha sido muy eficaz en la reducción de las partículas inferiores a 10 micras (PM10), enunció el consejero de Medio Ambiente, Fernando Lastra. «Lo revisamos ahora para mejorar», agregó. Las soluciones imponen «un esfuerzo por parte de las empresas, de acuerdo con el principio de que quien contamina paga», apuntó.

La factura incluye también 136.286 euros de las arcas públicas en sistemas de videovigilancia de alta resolución que supervisen, de manera continua, los puntos donde con más frecuencia se producen incumplimientos capaces de ensuciar el aire. De esta forma la administración podrá disponer de imágenes del presunto incumplimiento. Hasta ahora, sin tal herramienta, la consejería logró cursar dos multas en 2015 por valor de 200.000 euros y seis más el año pasado, por 480.001 euros.

El plan prescribe la adquisición de los equipos este año y que empiecen a grabar «durante el primer semestre de 2018». El propio Principado se encargará de los sistemas a ubicar en el polígono de la ZALIA, enfocando hacia Arcelor, y otro en Aboño, para supervisar las operaciones de Tudela Veguín, la térmica de Aboño y el parque de mineral de hierro y carbones. El Musel deberá hacer lo propio para grabar las labores de estiba, transporte y almacenamiento de graneles «con el fin de detectar las prácticas no adecuadas».

Más noticias

El control se suma al que estudia implantar el propio Ayuntamiento. La directora del área municipal de Sostenibilidad y Cambio Climático, Clara González-Pedraz, recordaba hace unos días que lo de ponerle cámaras a la industria era una petición cursada en los presupuestos participativos y que el Consistorio valoraba disponer entre tres y seis equipos, con un coste de 12.000 euros por unidad.

La medida divide a industrias y ecologistas. En el trámite de información pública Alvargonzález y Tudela Veguín cuestionaron la legalidad de tener cámaras permanentemente siguiendo lo que hacen sus trabajadores. Por contra, la Coordinadora Ecoloxista lo que demandaba era que esas imágenes se pudieran consultar, en directo y en abierto, por internet. La consejería ha rechazado las pretensiones de ambos, apelando para ello a la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal.

40% de alegaciones con éxito

En total Medio Ambiente recibió 120 alegaciones por parte de dieciocho entidades, empresas, partidos o particulares. El 40% de las propuestas fueron aceptadas en su integridad o parcialmente, una proporción elevada en este tipo de procesos de participación. Quien más ideas logró introducir en el documento definitivo fue el Ayuntamiento de Gijón (con nueve), seguido de IU (seis) y el Consistorio de Carreño (cinco).

En ese debate ArcelorMittal consiguió demostrar que la polución que le atribuía el borrador resultaba exagerada. Los cálculos iniciales de la consejería consideraban que la Acería LDG trabajaba de manera continua, cuando lo cierto es que el año de referencia tomado (2013) hizo 2.123 horas, esto es, estuvo operativa el 12% del tiempo. Incurriendo en el error, el Principado imputaba al sector industrial el 84% de las partículas PM10 de Monteana, el 51% de la avenida Argentina, el 57% de Tremañes y el 49% en Montevil. Hechas las correcciones, resulta que la proporción correcta sería del 67%, 36%, 40% y 39% respectivamente. «Esta leve disminución del sector industrial no distorsiona las conclusiones del estudio», defiende la consejería.

El mayor gasto será privado

El nuevo plan les impone de hecho los mayores deberes. De Arcelor se espera que invierta 500.000 euros en mejorar la zona de acopio de graneles. La Autoridad Portuaria, EBHI, Lissan Coal y los concesionarios de El Musel habrán de desembolsar 5,24 millones en mejoras similares y levantar más pantallas. Entre otras, una arbórea de 500 metros en la zona de acopios próxima a la regasificadora. También habrá un sistema de abatimiento a lo largo de 900 metros del muelle Marcelino León.

En Aboño, el Principado, el puerto y Lissan Coal pondrán 1,8 millones para limpiar las carreteras e instalar nuevos sistemas lavarruedas. La consejería se ha comprometido a barrer y aspirar la suciedad cada tres meses en los dos kilómetros que median entre la glorieta de El Empalme y el enlace con la AS-19 y la Autoridad Portuaria hará lo propio tres veces por semana en sus viales.

El documento no lo cuantifica, pero también tendrá un coste la revisión que se va a realizar de todas las autorizaciones ambientales de las industrias, con dos objetivos. Reducir sus límites de emisión e incorporar la obligación de pisar el freno de la producción en los momentos en los que el aire está más sucio o haya previsión meteorológica de que se vaya a estancar en los días siguientes.

Las administraciones también se ponen deberes. Ayuntamiento y Principado elaborarán un estudio con mujeres embarazadas, durante cuatro años, para calibrar los efectos de la polución. La consejería moverá además la estación de la avenida Argentina, para que no esté encajada entre edificios de elevada altura, y aumentará las unidades de medición de micropartículas PM2,5 y de benceno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos