La propuesta de derribo de la Casa Sindical de Gijón divide a los grupos de la oposición

La propuesta de derribo de la Casa Sindical de Gijón divide a los grupos de la oposición
Aspecto actual del edificio de la Casa Sindical. / DANIEL MORA

Xixón Sí Puede defiende rehabilitar el edificio, IU insta a un acuerdo con el ministerio y sindicatos, y el PP tacha de «inconcreta» la iniciativa de Ciudadanos

Marcos Moro
MARCOS MOROGijón

La propuesta del grupo municipal de Ciudadanos de derribar la Casa Sindical para destinarla a centro municipal y a usos privados divide a los grupos de la oposición. A priori no parece que vaya a prosperar en el Pleno de mañana. Al menos en los términos en que está formulada actualmente la iniciativa.

El portavoz de la formación naranja, José Carlos Fernández Sarasola, plantea que el Ayuntamiento entable negociaciones con el Ministerio de Trabajo y con los sindicatos afectados para la demolición de edificio, la construcción de uno nuevo con garaje y ocho alturas y su conversión en centro municipal integrado, conjugando ese uso con actividades privadas. En ese sentido, Ciudadanos considera que cabría tanto mantener en el nuevo inmueble a los sindicatos como realojarlos en otras ubicaciones, algo a lo que estaría dispuesta alguna de las centrales como Comisiones Obreras.

Ciudadanos justifica el derribo, además de por el mal estado en que se encuentran las instalaciones, en la ausencia de valor desde un punto de vista arquitectónico y a su nula integración con el entorno más próximo. Una falta de integración que aún será más patente, remarcan, cuando toda esa área se transforme con el desarrollo del plan de vías.

Más información

En opinión del concejal de Ciudadanos, sería más costoso acometer una reforma integral del inmueble que su derribo y construcción de un edificio nuevo. El Plan General de Ordenación vigente permite ocho alturas en la totalidad de la parcela, y la posibilidad también de hacer un garaje subterráneo en parte de la misma.

El grupo de Xixón Sí Puede presentará enmiendas para que la Casa Sindical se salve de la piqueta, se preserven los derechos históricos de los sindicatos allí alojados y se pueda elaborar un estudio que conduzca a una revisión profunda y una rehabilitación y adaptación a las necesidades de accesibilidad y habitabilidad . «Nuestra posición está contenida en las enmiendas y pasa por la rehabilitación del edificio de la Casa Sindical como patrimonio histórico irrenunciable. Pensamos que la propuesta de Ciudadanos es una generosa aportación para un pelotazo urbanístico», señala Del Fueyo.

Desde las filas del PP tampoco convence la formulación que llevará al Pleno el único concejal de Ciudadanos. Su portavoz, Mariano Marín, opina que «cierto es que el edificio está en mal estado, pero la proposición de Ciudadanos es absolutamente inconcreta». «Propone derribar para hacer un edificio singular integrado en su entorno. Decir eso y nada es lo mismo», critica Marín. «Hay que tener cuidado con este tipo de proposiciones tan ambiguas que no especifican qué solución se da a quienes están utilizando el edificio, pues al final lo único que consiguen es causar enfado y alarma entre los afectados», agrega el portavoz popular.

El portavoz de IU, Aurelio Martín, adelanta que su grupo se abstendrá cuando se vote este punto en el Pleno. Aboga Martín por un acuerdo entre el Ministerio de Trabajo y los sindicatos afectados y que el Ayuntamiento adopte entre tanto «un papel secundario» salvo que tenga que hacer uso de sus competencia urbanísticas y declarar el edificio en ruina. IU, en cualquier caso, comparte la preocupación del sindicato CC OO por el deterioro del edificio, así como su temor a que se puedan producir daños personales.

Ni el PSOE ni el equipo de gobierno de Foro tampoco parece que vayan a apoyar sin más la demolición del edificio mientras no exista un acuerdo para el desalojo entre Ministerio y las centrales sindicales que tiene allí sus locales. Los socialistas, en cualquier caso, se reunirán hoy para fijar su postura.

A prueba del metrotrén

El debate plenario sobre este asunto ha llevado a tres de los cuatro sindicatos alojados en el viejo inmueble -CSI, CGT y CNT- a convocar una concentración de protesta mañana en la plaza Mayor bajo el lema 'la Sindical no se toca'. Hará uso de la palabra durante el Pleno para exponer la posición unitaria de las tres organizaciones contrarias al derribo de la Sindical Nacho Fuster, secretario general de CSI.

Fuster avanza que explicará como ejemplo de la fortaleza y consistencia de la estructura del viejo edificio un informe de cuando se construyó el túnel del metrotrén. Todos los inmuebles del entorno sintieron las vibraciones, pero a la Sindical el paso de la tuneladora 'Noega' no le afectó lo más mínimo, afirma. «Defendemos la Sindical como la Casa del Pueblo, como una institución de la ciudad», apunta el sindicalista, que apoya la rehabilitación pero bajo ningún concepto el derribo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos